Nadal acelera hacia su duodécimo Godó

El balear muestra una mejor versión en cuartos ante Struff (7-5 y 7-5) y se cita por un puesto en la final con Thiem, su gran rival actual sobre arcilla

12
Rafa Nadal celebra su triunfo en cuartos ante Jan Lennard Struff.
Rafa Nadal celebra su triunfo en cuartos ante Jan Lennard Struff. / EFE
Publicidad

Rafa Nadal se clasificó para las semifinales del Trofeo Conde de Godó al derrotar al alemán Jan-Lennard Struff por un doble 7-5 en una hora y 42 minutos.

Nadal ascendió un par de escalones más en su objetivo de reencontrarse con su mejor juego en la capital catalana y ofreció fases de buen tenis al público que abarrotaba la pista central del RCT Barcelona.

El número 2 del ranking mundial arrancó a todo gas, rompiendo el saque de su rival en el cuarto juego y colocándose 4-1, pero Struff, 51 raqueta de la ATP, demostró por qué esta semana ha dejado en la cuneta del torneo a dos cabezas de serie como el belga David Goffin y el griego Stefanos Tsitsipas.

El gigante germano (mide 1,96 metros) aprovechó su servicio, una de sus mejores armas, para dominar el juego, subir con frecuencia a la red y no darle ritmo a Nadal en el intercambio, obligándole a cometer errores desde el fondo.

En un visto y no visto, el partido se puso 5-5 y el once veces campeón del Godó tuvo que tirar de genio para resolver el primer parcial por 7-5, con un ‘break’ en blanco en el último juego.

El mallorquín, que conectó algunos golpes ganadores que celebró con la vehemencia de sus mejores tardes, necesitó cincuenta minutos para llevarse la primera manga, y la segunda no le resultaría más plácida.

Struff, que en su 29 cumpleaños se enfrentaba por primera vez en su carrera al ‘rey de la tierra’, no se amilanó y mantuvo su saque con autoridad hasta el 4-3. Ahí, Nadal tuvo dos bolas para quebrarlo, pero el alemán las salvó de nuevo jugando su tenis más agresivo. Su siguiente juego con el saque lo mantuvo en blanco para poner el partido 5-5.

Pero el final del segundo set tuvo el mismo guión que el primero. Rafa Nadal ganó su saque y rompió el de Struff con una última derecha en carrera de fuera a adentro que besó la línea.

El español firmó otro 7-5 y lo festejó, puño en alto, como si acabase de ganar otra vez el Godó. Le quedan dos partidos para conseguirlo.

Hoy buscará una plaza en su duodécima final en Barcelona ante Dominic Thiem, quinta raqueta del mundo y tercer favorito del torneo. El austriaco presume de ser el mayor rival del rey de la tierra, el única capaz de ganar al español en arcilla en los últimos dos años hasta Fognini en Montecarlo, en un nuevo capítulo ahora de la que fue la pasada final de Roland Garros y la de Barcelona en 2017.

La otra semifinal la disputarán el japonés Kei Nishikori, bicampeón en Barcelona, ante el ruso Daniil Medvedev. De momento, Nishikori ha ganados dos de los tres únicos enfrentamientos previos entre ambos. El nipón no está desplegando su mejor tenis y, el ruso, está en plena forma en este arranque de 2019.

Será un duelo de gran nivel entre un Nishikori que quiere otra final más en un Godó cuasi fetiche, y un Medvedev que, siendo el séptimo cabeza de serie del cuadro, buscará la sorpresa y poder disputar mañana el partido por el título, sea ante el ‘rey’ Nadal o no.

En la tercera ronda se deshizo del ‘lucky loser’ Nicolás Jarry (6-3 y 6-4) en menos de hora y media. Por su parte, Nishikori eliminó a otro repescado, el español Roberto Carballés (6-4 y 7-5) en 1:53.