Messi tiene hambre

El Barcelona golea al PSV Eindhoven (4-0) con un ‘hat-trick’ del argentino para abrir su reto y es líder pese a sufrir a la contra • Dembélé marca otro gol y Umtiti termina expulsado

12
Messi lanza una falta en el partido ante el PSV.
Messi lanza una falta en el partido ante el PSV. / EFE
Publicidad

El FC Barcelona superó al PSV Eindhoven (4-0) en el Camp Nou para abrir de la mejor manera esta Liga de Campeones que es un reto casi personal para un Leo Messi autor de un ‘hat-trick’ y artífice del triunfo, ante un conjunto holandés que plantó cara pero que fue incapaz de superar a una, este vez, acertada defensa blaugrana.

Sí marcó el PSV con el partido ya decidido y con el marcador final, pero el gol de Hirving Lozano, quien en la previa casi que pidió poder fichar por el Barça, fue bien anulado. En cambio, los tres tantos de Messi y el de un atrevido y confiado Dembélé sí subieron al marcador para dejar al equipo de Ernesto Valverde como primer líder del ‘grupo de la muerte’.

Messi abrió el marcador en el minuto 32 de una falta directa marca de la casa. Con Lozano medio arrodillado por detrás de la barrera, evitando un posible tiro raso, el argentino hizo inútil ese artilugio enviando a la escuadra un balón imparable. Tampoco pudo hacer nada Zoet en el segundo gol del argentino, una volea de primeras con su pierna izquierda a pase de cuchara de Rakitic, ni en la firma de un ‘hat-trick’ con el sello del ‘10’.

Buena apertura en la Liga de Campeones para los blaugranas, que tuvieron que sufrir en determinados momentos. Dominando el balón, siendo incisivos y sin querer aguantar un peligroso 1-0 en el marcador, sino yendo a por más, con buen gol de Dembélé iniciado con un reverso en la medular antes de arrancar y ‘matar’, logró el Barça ganar y con holgura al equipo de su exjugador Mark van Bommel.

El gran peligro del PSV, vigente campeón holandés y líder invicto en la presente Eredivisie, parecían ser las contras y la velocidad del joven y talentoso extremo Steven Bergwijn y del mexicano Lozano y así fue. Ter Stegen, correcto, y una defensa que esta vez no hizo aguas y evitó el tener que remontar, como ante Huesca o Real Sociedad en la Liga, anularon esa amenaza.

Leo Messi, que jugó para disfrutar, goleó y movió a sus compañeros ejerciendo de capitán y logrando trasladar al césped y también al marcador su promesa en el trofeo Joan Gamper; su reto es esta Champions y empieza pidiéndola con goles y llevando la batuta de un Barça que, cuando baila a su son estando el ‘10’ inspirado, está más cómodo que nunca.

Los blaugranas, eso sí, sufrieron al inicio del partido, con un primer cuarto de hora en el que Gastón Pereiro o el propio Bergwijn les pusieron el miedo en el cuerpo, con disparos que se marcharon fuera del arco defendido por Ter Stegen. Al Barça le costó frenar la velocidad de los extremos rivales, pero el paso del tiempo y el control del balón lo subsanaron.

Con una buena conexión entre Coutinho, que debutó con el Barça en la Liga de Campeones al llegar el pasado curso en invierno sin poder hacerlo, igual que debutaron Arthur, Lenglet y Arturo Vidal que entraron en la segunda parte. Todos ellos fueron partícipes de una goleada que dejó en nada la expulsión, por doble amarilla, de Umtiti en el tramo final de partido.

BARCELONA 4-0 PSV

FC BARCELONA: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Arturo Vidal, min.85), Coutinho (Lenglet, min.81); Suárez, Messi y Dembélé (Arthur, min.83).

PSV EINDHOVEN: Zoet; Dumfries, Schwaab, Viergever (Isimat-Mirin, min.67), Angeliño; Rosario (Gutiérrez, min.82), Pereiro, Hendrix; Bergwijn (Malen, min.78), De Jong y Lozano.

GOLES

1-0. Min.32, Messi.
2-0. Min.75, Dembélé.
3-0. Min.77, Messi.
4-0. Min.87, Messi.

ÁRBITRO: Tasos Sidiropoulos (Grecia). Amonestó a Viergever (min.30), De Jong (min.57) en el PSV Eindhoven. Amonestó a Umtiti por doble amonestación (min.55 y min.79) en el FC Barcelona.

ESTADIO: Camp Nou, 73.462 espectadores.