El ciclista italiano Fausto Masnada celebra el triunfo en la meta. / EFE
Publicidad

El ciclista italiano Fausto Masnada (Androni) ganó ayer la sexta etapa del Giro de Italia, disputada entre Cassino y San Giovanni Rotondo sobre 238 kilómetros, imponiéndose a su compañero de fuga Valerio Conti (UAE-Team Emirates), que obtuvo el premio de la ‘maglia rosa’ al arrebatársela a Primoz Roglic (Jumbo-Visma).

Dentro de una escapada formada por trece ciclistas, entre ellos los españoles José Joaquín Rojas (Team Movistar) y Rubén Plaza (Israel Cycling), los mejores fueron Masnada, que atacó en el gran puerto de la jornada —Coppa Casarinelle (2ª)— y se fue con Conti a rueda.

En el mano a mano, Conti entró primero a la lucha final, con Masnada enganchado a su rueda. Arrancó el esprint Conti, pero Masnada le pasó raudo por el interior y el del UAE ni le disputó finalmente la etapa. Masnada entró brazos en alto, sin pedalear y festejando la quinta victoria en su todavía incipiente carrera, la tercera de este año tras las dos etapas sumadas en el Tour de los Alpes.

Con esta victoria inaugura su palmarés en una grande, y dando síntomas de gran corredor, con un ataque incontestable que apenas pudo seguir Conti. De hecho, éste no le dio demasiados relevos en la subida, de 15 kilómetros y algunas rampas del 7%, y sí entró a ayudar al ganador de etapa en el descenso hacia meta. Quizá estaba pactado, ya que Conti se llevó el premio de vestir la ‘maglia rosa’, por lo menos este viernes.

Y lo hará con una diferencia cómoda, destacada, sobre los grandes aspirantes al triunfo final, que se dejaron siete minutos propiciando un lavado de cara a la general, ni que sea por unos días. Celebró de hecho su conquista, entrando a cinco segundos finalmente de Masnada en la meta pero con el puño en alto, con su objetivo logrado.

Gran subida

Conti sube 26 plazas en la general hasta liderarla, con 1:41 sobre Giovanni Carboni (Bardiani) y 5:24 sobre el anterior líder, y primero de los aspirantes reales al triunfo final, Primoz Roglic (Jumbo-Visma), ahora undécimo en la general.

Conti firmó el 27º puesto en el Giro de 2016 y el 24º en el del año pasado, y ahora tiene ante sí, a sus 26 años, la posibilidad de buscar su mejor resultado en la ‘corsa rosa’. Estaba fuera de toda quiniela, pero este regalo y su buena condición de escalador podría hacer que, por lo menos, dé guerra a todo aquel que quiere quitarle la ‘maglia rosa’.

Ni José Joaquín Rojas, Rubén Plaza ni Giovanni Carboni pudieron atrapar al dueto cabecero, entrando a 38 segundos, y menos aún el resto de los fugados, que rozaron el minuto perdido. Entre los fugados estaba el neerlandés Sam Oomen (Team Sunweb), ahora líder de su equipo tras el abandono de Tom Dumoulin.