Márquez refuerza su autoridad en la ‘escabechina’ de Lorenzo

El de Cervera logra su primer triunfo en Montmeló desde 2014 y amplía su ventaja al frente del Mundial después de que su compañero tirase en una curva a Dovizioso, Rossi y Viñales

39
Marc Márquez celebra su victoria en Montmeló, tras la que saca 37 puntos en el Mundial a Andrea Dovizioso. / EFE
Publicidad

Marc Márquez (Repsol Honda) ganó la carrera de MotoGP en el Gran Premio de Cataluña, que dominó a placer y sin oposición desde que en la segunda vuelta su compañero Jorge Lorenzo se cayese y se llevase por delante a Andrea Dovizioso (Ducati), Maverick Viñales y Valentino Rossi (Yamaha), y afianza su liderato en el Mundial además de volver a sonreír en Barcelona, donde no ganaba desde 2014.

Márquez sigue casi imparable en este arranque de Mundial y, de las siete carreras disputadas, ha ganado cuatro además de ser segundo en otras dos, con un único ‘0’ en el Circuito de Las Américas. El de Cervera se enroca en el liderato, con 140 puntos por los 103 de Dovizioso, y lo hace tras brillar en Barcelona-Cataluña pese a no ser uno de sus circuitos predilectos, entrando con 2,6 segundos de ventaja sobre Fabio Quartararo (Yamaha).

El ‘Diablo’, el ‘rookie’ del Petronas Yamaha SRT, fue segundo y cerró un gran fin de semana. Se hizo con la pole, dominó varias sesiones de entrenamiento y aguantó el tipo en carrera, adelantando a siete vueltas del final a Danilo Petrucci (Ducati), tercero, para subir al segundo peldaño del podio, en la primera vez que culmina entre los tres mejores en su estreno en MotoGP.

No pudo Quartararo robar el récord a Marc Márquez en cuanto a precocidad en carrera. Llegó a menos de tres segundos del catalán y de esa efeméride, pero estará contento con su primer podio y por constatar que tiene ritmo de carrera. Si bien es cierto que la ‘escabechina’ provocada por Jorge Lorenzo quitó de las quinielas a cuatro pilotos de nivel, contando con el mallorquín.

Márquez no ganaba en el Circuito de Barcelona-Cataluña desde el año 2014, aunque llevaba tres segundos puestos consecutivos. Esta vez, saliendo desde la segunda posición en la parrilla pero cogiendo la cabeza de la carrera en la segunda vuelta, justo cuando Jorge Lorenzo cambió el guion de la carrera por completo cuando se cayó y jugó a los bolos con tres rivales de entidad, pudo liderar y ganar.

Lorenzo, descontrolado

El mallorquín perdió el tren delantero de su Honda en la frenada de la curva 10, y se llevó por delante a Andrea Dovizioso, cuya moto tiró a Maverick Viñales y posteriormente a un Valentino Rossi que no pudo evitar irse al suelo tras montar su rueda delantera sobre la descontrolada RC213V de Lorenzo.

Hasta ese momento estaba todo en un puño. ‘Dovi’ había utilizado su potencia en la recta para superar a Márquez y al ‘poleman’ Quartararo al final de la recta tras la salida, Viñales y Rossi tiraban con fuerza con sus Yamaha pero Lorenzo, que salía décimo y quería mostrarse más fuerte con las mejoras ergonómicas en su moto, fue al límite y acabó con su sueño y con los del resto de implicados.

También pilotó al límite Àlex Rins (Suzuki), que sin ‘Dovi’ tenía al alcance el situarse segundo en el Mundial. El de Barcelona acabó cuarto, por delante de Jack Miller (Ducati), de su compañero en el Suzuki Ecstar Joan Mir, sexto, y de Pol Espargaró (KTM), séptimo en otra buena carrera del de Granollers.