Publicidad

Marc Márquez (Repsol Honda) reconoció que el tema de su continuidad en su equipo será uno “más al que estar atento” el año que viene, pero dejó claro que ya está viviendo su “sueño” que era el estar “en la fábrica más grande y más potente del mundo” y que a pesar de su juventud y de tener seis títulos no necesita de momento “extramotivaciones”.

“Es un tema más al que estar atentos para 2018 en tu cabeza. No tiene secreto, todo el mundo prefiere esperar cómo va cada moto y fábrica, dónde están los pilotos y cómo estás tú y cómo te sientes. Me he sentido valorado en Honda y muy cómodo, pero vamos a ver cómo va la pretemporada y las primeras carreras”, señaló Márquez durante un acto publicitario.

El de Cervera recalcó que “aún no se ha hablado nada”. “Cada vez va antes y pronto se empezará a rumorear, pero hay que saber separarlo y coger el mejor camino para ti. Mi ilusión era estar en la fábrica más grande y potente que es Honda, así que estoy en mi sueño”, aseveró.

“Con 24 años no tengo que buscar extramotivaciones, quizás más adelante, nunca se sabe, pero no me faltan motivaciones. Cuando se cambia es porque lo necesitas o porque buscas un estímulo”, añadió el actual campeón del mundo de la categoría reina.

Competir con su hermano

Márquez insistió en que a su edad su motivación “sigue siendo la de continuar creciendo y mejorar los errores del pasado”. “Mientras podamos seguir ganando, la motivación sigue y cada año es un reto diferente”, recalcó antes de confesar que su “sueño más caprichoso” sería el de competir en MotoGP “con o contra” su hermano Àlex.

“Sería superbonito, no le trataría igual que a los otros porque todo quedaría en familia”, subrayó con una sonrisa. “Pero mejor que quede para el mayor”, aclaró rápidamente entre risas. “Si pasa será bonito, pero primero se lo tiene que ganar y trabajar mucho. Ojalá lo podamos disfrutar”, afirmó.

«Todo el mundo prefiere esperar a cómo va cada fábrica, dónde va cada piloto y cómo te sientes. Yo en Honda me siento cómodo»

Además, consideró “muy pronto” para hablar de las motos de 2018. “Aún no hemos empezado la pretemporada real. En Valencia vimos los primeros prototipos, pero queda mucho por trabajar y es ahora en estos meses cuando se hace el cambio”, comentó.

Ducati estará ahí. Les pude ver en Jerez y van rápidos, y Yamaha creo que también porque cuenta con dos grandes pilotos. Intentaremos trabajar para tener la mejor moto y ser competitivos desde la primera carrera”, prosiguió el piloto ilerdense.

Este recordó que “hay contacto con la fábrica durante el invierno” y que ya estuvo “hace una semana” para ver lo que habían “analizado” del test de Valencia y que Cal Crutchlow, piloto del Estrella Galicia Marc VDS, “probó el prototipo” en Jerez de la Frontera. “Hay varias cosas que se pueden mejorar y cada año lo hacemos, pero la teórica a veces en práctica falla”, remarcó.

“La primera impresión en Valencia fue bastante buena, pero la tenemos que ver en circuitos que se nos atragantan más como Malasia o Catar. A ver si podemos ganar un poco de estabilidad o de aceleración. En el prototipo todo es muy bueno y noté que el motor va algo mejor pero con un chasis diferente”, reflexionó.

El error de 2015

En este sentido, puntualizó que “a veces cuando una fábrica tiene tantas ganas de mejorar, las mejoras te las trae de golpe y trae más tiempo entender lo que va mal que lo que va bien”. “Ese fue el error en 2015. Hay que tener calma, ir viendo uno a uno los problemas y en los test de Malasia dar un paso hacia atrás para entender mejor hacia donde vamos a ir”, advirtió.

Márquez se refirió a la marcha de Livio Suppo como “una sorpresa para el equipo”. “Llevaba muchos años en el Mundial y en Honda y era una figura importante, pero ya hubo cambios año pasado con la jubilación de Nakamoto y entraron nuevos jefes. El equipo va cambiando y ahora tienen que escoger el mejor sustituto, que sea una persona que entienda de este mundo técnica y deportivamente”, resaltó, reconociendo que el nombre de Albert Puig “también se rumorea por dentro de Honda”.

«La impresión en Valencia fue buena, pero hay que esperar a circuitos que se nos atragantan más como Catar o Malasia»

El de Cervera indicó que este año ha aprendido la lección de la de “no subestimar a nadie” después de que apareciese “el actor secundario” Andrea Dovizioso para darle “una lección de vida de tener a todos por igual” y del que elogió su personalidad.

El hexacampeón mundial declaró también que “siempre” pide al nuevo año “salud y que no haya lesiones”. “Lo otro se lo tiene que trabajar uno mismo, pero con lo otro hay una gran parte ganada”, apuntó, deseando que “ojalá” pueda llegar a un séptimo título y festejarlo con una celebración en pista que siempre deja “en manos” de su equipo. “Intento mejorar cada año y les digo a ellos que también mejoren”, expresó sonriente.