El italiano Alessandro De Marchi (BMC) celebra su victoria en la undécima etapa de la Vuelta a España.
El italiano Alessandro De Marchi (BMC) celebra su victoria en la undécima etapa de la Vuelta a España. / efe
Publicidad

El ciclista italiano Alessandro De Marchi (BMC) ganó ayer la undécima etapa de la Vuelta a España, disputada entre Mombuey y Ribeira Sacra (Luintra) sobre 207,8 kilómetros, llegando en solitario tras meterse en la fuga del día en una jornada, la más larga de la ronda española, que fue dura pero no dejó grandes cambios en la general. De Marchi le ganó el pulso a Jhonatan Restrepo (Katusha-Alpecin), su acompañante en la parte final de la escapada, y su mejor ritmo en un duro repecho fue clave para dejar atrás al colombiano y evitar que Franco Pellizotti (Bahrain-Merida) llegara a él por detrás.

El italiano del BMC, equipo que metió a varios integrantes en la fuga, suma su tercer triunfo de etapa en La Vuelta y se quitó el mal sabor que le quedó tras la quinta etapa de esta edición, con final en Roquetas de Mar, cuando fue tercero por detrás de sus compañeros de escapada Simon Clarke (EF-Drapac) y Bauke Mollema (Trek-Segafredo).

La lluvia hizo acto de presencia en los últimos cinco kilómetros de carrera, sin causar caídas, pero de haber aparecido antes hubiera podido hacer estragos en unos corredores que se enfrentaron a la etapa más larga de esta Vuelta y a un recorrido rompe-piernas que fue escenario de una bonita lucha virtual para el maillot rojo de líder. Simon Yates (Mitchelton-Scott) sigue siendo el líder de la general provisional y finalmente no sufrió para retenerlo, pero Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) se metió en esa fuga del día y llegó a ser primero cuando su grupo, de hasta 19 integrantes, llegó a tener más de 4 minutos de margen sobre el pelotón de los favoritos.

No obstante, el gran trabajo del Movistar Team, pensando en las opciones de Nairo Quintana y Alejandro Valverde para la general, así como un arreón final del EF-Drapac buscando a Michael Woods, permitió a Yates, que estaba sin compañeros de equipo al final hasta que se descolgó de la fuga Jack Haig, ver como Pinot sólo les cogía unos paupérrimos 12 segundos.

Un movimiento del Education First-Drapac que sorprendió a hombres como David De la Cruz (Team Sky) o Steven Kruijswijk (LottoNL-Jumbo), aunque ambos pudieron enlazar de nuevo con el grupo, que se ralentizó en cuanto Richard Carapaz (Movistar) volvió a llevar la batuta.

Cambios

Sin cambios en esa general que pudo haber sido bien distinta, la etapa sí habrá dejado gran cansancio en las piernas de los ciclistas, así como alegría para un De Marchi que sigue especializándose en ganar en La Vuelta y buenas sensaciones para un Movistar Team que sigue siendo, como bloque, el mejor grupo pese a ver de rojo a Yates.

De cara a este jueves, la duodécima etapa partirá de Mondoñedo y llegará al Faro de Estaca de Bares (Mañón) tras 181,1 kilómetros. Una jornada, de nuevo, de media montaña con terreno escarpado y dos puertos de 3ª categoría, el último de ellos (Alto de San Pedro) a 50 kilómetros de una meta en bajada que verá una escapada o una lucha al esprint en este caso.