El piloto español de MotoGP Marc Márquez celebra el mejor tiempo en los entrenamientos del Gran Premio de Austria. / Efe
Publicidad

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) evidenció ayer un dominio arrollador también en la clasificación para el Gran Premio de Austria de MotoGP que hoy se disputará en el circuito Red Bull Ring de Spielberg, en donde fue el más rápido y se perfila como uno de los grandes aspirantes a la victoria.

Un triunfo que, por ahora, siempre se le ha negado al piloto de Repsol Honda, a pesar de que los dos últimos años, en 2017 y 2018, también fue el más rápido de entrenamientos, si bien en esta ocasión les ha “endosado” más de cuatro décimas de segundo al trío perseguidor, formado por el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1), el italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP19) y el español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), y con una separación entre ellos por apenas unas milésimas de segundo.

Márquez dominó a placer todos los entrenamientos, salvo los cuartos libres, que “sólo” sirven para preparar la clasificación oficial y el ritmo que ha demostrado en todo momento parece muy superior al de sus rivales, lo que le podría permitir protagonizar una carrera en solitario camino de la que sería su séptima victoria de la temporada, si ninguno de sus rivales lo remedia.

Tras él y tal y como predijo, se encuentran dos pilotos de Yamaha y uno de Ducati, quienes deben ser sus principales rivales en la carrera, aunque la única Suzuki presente, la de Alex Rins por la ausencia del lesionado Joan Mir, quien permanecerá en observación en la Clínica Quirón Dexeus de Barcelona hasta el próximo lunes.

Una vez más Valentino Rossi (Yamaya YZR M 1) no estuvo a la altura de las circunstancias y aunque fue la tercera Yamaha de la formación de salida no pudo pasar de la décima posición, una cuarta línea que condiciona nuevamente en gran medida su rendimiento.

Mucho más sorprendente fue el resultado en los entrenamientos de la categoría intermedia pues por primera vez la consiguió el japonés Tetsuta Nagashima (Kalex), mientras que al líder del mundial, el español Alex Márquez (Estrella Galicia 0‘0 Kalex) le costó mucho conseguir un buen rendimiento de su moto y al final se tuvo que conformar con el undécimo puesto.