El jugador del PSG Kylian Mbappé será la pieza clave de su equipo en la ida de los octavos de final.
El jugador del PSG Kylian Mbappé será la pieza clave de su equipo en la ida de los octavos de final. / efe
Publicidad

El Manchester United recibirá hoy al Paris Saint-Germain (21.00/Movistar Liga Campeones) en la ida de octavos de final de la máxima competición europea, duelo inédito que se prevé mucho más igualado que el día que se celebró el sorteo debido a la mejoría de los ingleses y a los problemas de lesiones de los franceses, que comparecerán sin Neymar ni Edinson Cavani.
Los problemas físicos han afeitado el temible tridente ofensivo del PSG y tan solo Kylian Mbappé podrá disputar el partido más importante de la temporada hasta ahora para el club francés, que sigue soñando con conquistar su primera Champions.

Primero fue Neymar, que recayó de su lesión en el pie derecho y se perderá los dos partidos de esta eliminatoria de octavos, y el pasado sábado también ingresó en la enfermería Cavani, que sufrió un problema en la cadera durante el encuentro liguero ante el Girondins. El uruguayo se perderá la ida y su presencia en la vuelta es una incógnita por ahora.

Mbappé

De esta forma, las miradas se vuelven hacia Mbappé, que a sus 20 años portará sobre sus hombros casi toda la presión de este nuevo asalto al trono europeo del PSG. Su escudero será un jugador con ganas de revancha, el argentino Ángel di María, que protagonizó un discreto paso por el United durante la temporada 2014/15 antes de poner rumbo a París.

Además, Thomas Tuchel tampoco podrá contar en defensa con el lateral Thomas Meunier, que también ‘cayó’ en el fatídico duelo ante el Girondins. El técnico alemán espera que su equipo pueda sobreponerse a todas estas ausencias y no repetir lo ocurrido en las dos últimas temporadas, cuando fue eliminado en octavos por Barcelona y Real Madrid, respectivamente.

Los problemas del PSG contrastan con la euforia que envuelve al Manchester United desde la llegada al banquillo de Ole Gunnar Solskjaer. Tras cerrar la convulsa e irregular etapa de bajo de Jose Mourinho, el entrenador noruego ha necesitado menos de dos meses para levantar a un equipo que estaba hundido. El United no llega a cuartos de final de la Champions desde hace cinco años y ahora está plenamente convencido de que puede volver a romper ese ‘muro’.