Madrid se blinda ante el fanatismo argentino

La llegada de Boca Juniors y River Plate a la capital deja ver un despliegue de seguridad que el domingo contará con más de 2.000 agentes, uno de los mayores de la historia

46
Llegada de los jugadores de Boca Juniors al hotel de concentración entre fuertes medidas de seguridad.
Llegada de los jugadores de Boca Juniors al hotel de concentración entre fuertes medidas de seguridad. / EFE
Publicidad

Boca Juniors y River Plate ya están en Madrid con vistas al partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores que jugarán el domingo en el Santiago Bernabéu, en medio de un gran despliegue de seguridad para llegar a su hotel de concentración, como el que rodea esta semana a una final histórica.

Boca Juniors llegó a la capital española cerca de las 18:00 horas, sin hacer declaraciones, para poner rumbo a su hotel entre fuerte presencia policial, medios de comunicación y aficionados. El cuadro ‘xeneiza’ ultimará desde hoy su puesta a punto con los 24 convocados para la final, con los entrenamientos en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Por su parte, River Plate, que llegó a la capital de madrugada, llevará a cabo su preparación en la ciudad deportiva del Real Madrid, en Valdebebas.

La vuelta que decidirá el campeón sudamericano tendrá un desenlace histórico fuera de su continente, después de que el pasado 25 de noviembre se suspendiera el desenlace previsto para un día antes, a su vez aplazado por el ataque al autobús de Boca Juniors ese sábado y los violentos incidentes posteriores en el Monumental.

La Conmebol decidió finalmente llevar el partido a Madrid, este domingo 9 de diciembre a las 20:30 hora peninsular española, en el desenlace de una final con 2-2 en su ida. Se espera que Madrid lleve a cabo uno de los mayores despliegues para acontecimientos de alto riesgo.

Seguridad garantizada

El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, dará todos los detalles del dispositivo de seguridad tras una última reunión que mantendrán mañana con jefes de la Policía Nacional y Municipal, Samur-Protección Civil, Bomberos, representantes de los equipos argentinos y del Real Madrid, entre otros protagonistas de la cita deportiva.

El despliegue será superior a 2.000 agentes de todo tipo, según las fuentes consultadas. Se espera que viajen 10.000 aficionados de ambos equipos desde Argentina, los cuales serán dirigidos a las ‘fan zones’, la de Boca Juniors en Nuevos Ministerios y la de River Plate en la plaza de Cuzco.

El director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, lanzó un mensaje de tranquilidad porque “desde el minuto uno” están trabajando con sus homólogos argentinos para que la seguridad del partido garantice la seguridad de todos los aficionados.

Pardo Piqueras confirmó que habrá policías argentinos en Madrid para ayudar en el dispositivo de seguridad —lo hacen “desde el minuto uno”— de la final de la Copa Libertadores, como sucede en partidos similares con equipos de fuera de España.

“Desde el jueves pasado, que es cuando tuvimos noticia del partido, la Policía Nacional lo que está haciendo es trabajar intensamente”, dijo, en alusión al ‘sí’ del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que el partido suspendido por graves altercados en Argentina se jugara en Madrid.

Este trabajo, especificó, es coordinado con la Policía argentina, la Conmebol y el Real Madrid para que “sea igual en términos de seguridad a tantos en los que ha participado” la Policía española, “uno de los cuerpos policiales con mayor grado de especialización en grandes eventos deportivos”. “Está familiarizada con este tipo de situaciones”, enfatizó.

“Yo lo que puedo hacer es transmitir tranquilidad y que quien esté interesado en asistir a este gran espectáculo que sepa que va a poder hacerlo en términos de seguridad porque la Policía Nacional se va a encargar de que así sea”, añadió.