El Madrid paga caro un pésimo primer cuarto en Moscú (93-87)

Los blancos caían por 22 después de los primeros 10 minutos y su gran segunda parte fue insuficiente en Moscú • Recital del ‘Chacho’

26
Trey Thompkins fue uno de los más destacados en el intento de remontada del Real Madrid en Moscú ante el CSKA.
Trey Thompkins fue uno de los más destacados en el intento de remontada del Real Madrid en Moscú ante el CSKA. / EFE
Publicidad

El Real Madrid pagó caro su pésimo primer cuarto (33-11) ante el líder CSKA Moscú y acabó derrotado en el inexpugnable fortín ruso (93-87) en la jornada 21 de la Euroliga, pese a la sustancial mejora de los blancos en la segunda parte con Luka Doncic a la cabeza, para acabar cediendo ante el recital del ‘Chacho’ Rodríguez ante su exequipo.

Los pupilos de Dimitrios Itoudis sometieron a los madridistas desde el primer cuarto en el que alcanzaron una renta por encima de los 20 puntos. Los blancos vivían un auténtico suplicio y para más inri Sergio Rodríguez (18 puntos) se convirtió en un dolor de cabeza constante junto a Cory Higgins (16) en la primera mitad.

Doncic (21 puntos), con su tobillo maltrecho, se exhibió en la segunda mitad y llegó a poner a los suyos a 8 a falta de cinco minutos junto a la aportación de Jayce Carroll (16). Una reacción tardía e inútil de los de Pablo Laso, que no pudo celebrar con victoria su partido 500 en el banquillo madridista, después del mal primer cuarto.

Sergio Rodríguez salió decidido a ensañarse con su exequipo. El tinerfeño lideró el trabajo coral moscovita que sometió al Madrid en el inicio. La rotación blanca, siempre clave, fue incapaz de frenar la sangría. Sólo el ‘cazarrebotes’ Tavares sostuvo a los de Laso.

Afortunadamente para los intereses de los madridistas, la irrupción de Doncic y el combativo capitán Felipe Reyes se encargaron de nivelar el ritmo de canastas local, que se vio por momentos frenado ante la mejora defensiva de los de Laso.

El progreso madridista fue un espejismo y otro ex como Othello Hunter, junto al MVP de enero Nando de Colo, volvieron a poner a los suyos con la máxima (50-24, min.18) que ligeramente redujo Jayce Carroll antes del descanso.

Dos partes, dos caras

El descanso fue la mejor noticia para los madridistas. El técnico vitoriano leyó la cartilla a sus jugadores, que tomaron nota. El joven esloveno comenzó a hacer de las suyas y junto a Campazzo, acertado desde el perímetro, redujeron la distancia considerablemente (69-55, minuto 25) hasta que el partido se envolvió en una espiral de triples por ambos bandos que frenó la resurrección blanca.

La buena dinámica madridista continuó en el último parcial. El incombustible Doncic y el líder en la sombra Trey Thompkins siguieron remando en ataque para poner la renta en menos de 10 puntos hasta la irrupción de Fridzon.

El escolta ruso inédito en el partido anotó cinco puntos consecutivos para volver a abrir brecha (90-81, minuto 37) y certificar la victoria de los suyos ante un Real Madrid que sale de los cuatro primeros pero mantiene un colchón de dos victorias dentro del Top 8, antes de recibir a Olympiacos la semana que viene.

CSKA MOSCÚ 93-87 REAL MADRID

CSKA MOSCÚ: Rodríguez (18), Clyburn (11), Kurbanov (10), Antonov (5), Hines (7) -quinteto inicial- De Colo (10), Fridzon (5), Vorontsevich (-), Higgins (16), Hunter (11).

REAL MADRID: Campazzo (10), Rudy Fernández (4), Yusta (-), Thompkins (13) y Tavares (6) -quinteto inicial- Doncic (21), Carroll (16), Randolph (6), Reyes (4), Causeur (3), Taylor (2) y Maciulis (2).

PARCIALES: 33-11, 21-20, 24-29, 15-27.

ÁRBITROS: Pukl (SLO), Jovcic (SRB) y Paternico (ITA). Sin eliminados.

PABELLÓN: Megasport Arena, 12.322 espectadores.