Un total de 1.017 votos a favor de los socios madridistas fueron suficientes para autorizar la reforma del estadio.
Un total de 1.017 votos a favor de los socios madridistas fueron suficientes para autorizar la reforma del estadio. / EFE
Publicidad

La Asamblea General Extraordinaria de Socios Representantes del Real Madrid dio luz verde ayer a Florentino Pérez y su Junta Directiva para proceder con la financiación para acometer las obras de remodelación del Estadio Santiago Bernabéu, las cuales comenzarían el año que viene, con un duración de tres años y medio y un coste previsto de 525 millones para el presidente madridista ve “preparada” a la entidad por su solidez económica.

Los socios presentes en la reunión celebrada en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid mostraron su mayoritario respaldo a este proyecto que, para el máximo mandatario madridista “es uno de los grandes desafíos que marcarán el futuro del club”. En total, de los 1.240 socios presentes, 1.097 ejercieron su derecho a voto, con 1.017 votos a favor, 57 en contra y 23 abstenciones, para autorizar “a la Junta Directiva del club para endeudarse con el fin de financiar las obras de remodelación” del Santiago Bernabéu al amparo de los Estatutos Sociales, y que “pueda endeudarse, en la forma que tenga conveniente, hasta un máximo agregado de 575 millones de euros por un plazo máximo de 35 años”.

El nuevo estadio, cuya adjudicación de las obras estaría prevista para inicios de 2019, tiene previsto un coste inicial de 525 millones, que se financiarían en este plazo máximo de 35 años, lo que supondría 25 millones anuales, “menos del cuatro por ciento de los ingresos actuales”, apuntó Pérez, que confirmó que la duración de las obras sería de tres años y medio y que no afectarían “al calendario deportivo”.

El proyecto del nuevo estadio madridista contaría esencialmente con una nueva cubierta retráctil de 15 metros, una nueva envoltura a su alrededor y nuevas superficies laterales en Paseo de la Castellana y Padre Damián, además de modificar el entorno urbanístico con un nuevo espacio en el Paseo de la Castellana, con una nueva gran plaza central, la peatonalización de la calle Rafael Salgado y una nueva plaza en la esquina de la calle Padre Damián.

“Nos encontramos frente a uno de los grandes desafíos que marcará el futuro del club. Nuestro estadio es un lugar de emociones y forma parte de nuestra memoria, y ahora tenemos que decidir el destino del que debe convertirse en el mejor estadio del mundo”, afirmó el presidente del Real Madrid.

El empresario repasó el crecimiento que tuvo el club desde su primera llegada a la presidencia en 2000, momento en el que ya tuvieron que afrontar una primera remodelación de un recinto que “estaba muy lejos de lo que tenía que ser el estadio del Real Madrid”, y que les costó 256 millones, admitiendo que la entidad cuenta ahora con una “gran solvencia” y está “preparada” para convertir al estadio “en el mejor del mundo”. “Nos permitirá aumentar los ingresos y será una de las referencias más atractivas para aquel que visite Madrid”, indicó.

Pérez también se refirió a “todas las dificultades” que han tenido que pasar para sacar adelante “un sueño que comenzó en 2009”, principalmente cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló en 2015 el Plan General de Ordenación Urbana, que finalmente tuvo su visto bueno en mayo de 2017.

Acciones oportunas

Sobre el tema del ‘naming’ para el Bernabéu, puntualizó que el acuerdo alcanzado para el Fondo de Inversión IPIC “no se ha cumplido porque se modificó el proyecto inicial” al tener que ajustarlo a lo que requería la justicia. “El Real Madrid ya ha iniciado las acciones oportunas solicitando un arbitraje en la Corte Internacional de París”, informó, dejando claro también dejó claro que “las constructoras más importantes” licitarán por el proyecto, pero que “ninguna” será de ‘ACS’, de la que es dueño, “en consonancia con el Código Ético del club”.

El mandatario del actual campeón de Europa puntualizó que se modificó el coste estimado inicial de 400 millones hasta los 525 por las modificaciones introducidas “para adaptarse a la sentencia del TSJM”, con 300 millones destinados para la obra civil, 100 para lo que supondrá el moderno equipamiento tecnológico y el resto para otras actuaciones.

“La situación económica del mundo es distinta en la actualidad y este proyecto se puede financiar. Estamos ante una gran oportunidad que puede ser temporal y que no debemos desaprovechar. Consideramos que la mejor fórmula es acudir a la financiación a largo plazo que nos permite nuestra solvencia económica y nuestra solidez financiera”, agregó, cifrando “en más de 150 millones adicionales por temporada” lo que le supondría el nuevo Bernabéu de cara a los ingresos, un aval para el objetivo de ser “los primeros en superar los 1.000 millones” Pérez resaltó que con la cubierta retráctil “todas las localidades, con nuevos asientos, estarán protegidas”, y que esta remodelación hará que “las condiciones de seguridad mejoren”, haya “mejores accesos” o “un tránsito más fluido por las escaleras mecánicas que habrá en los laterales”, además de proponer “nuevas ofertas de restauración”.

FuenteEuropa Press
Compartir