Las ‘Guerreras’ se estrenan con un gran triunfo sobre Croacia

La selección se alza con el liderato tras la victoria menos ajustada de Holanda sobre Hungría

31
Ainhoa Hernández Serrador durante el partido contra Croacia en el L’Axone de Montbeliard, Francia.
Ainhoa Hernández Serrador durante el partido contra Croacia en el L’Axone de Montbeliard, Francia. / efe
Publicidad

La selección española de balonmano femenino logró ayer una sólida victoria ante Croacia (25-18), para saldar sin sorpresas y con convicción el siempre exigente estreno en una gran cita, un Europeo de Francia en el que España entró con fuerza, seria en defensa y en ataque para liderar su Grupo C.

España cumplió con creces ante el rival a priori más asequible de la ‘Main Round’, donde las tres mejores pasan al grupo del que saldrán las semifinales. Las de Carlos Viver se alzaron al liderato después de la victoria mucho menos abultada de Holanda ante Hungría (25-28), antes de medirse el lunes a las holandesas.

A España no le pesó el debut. No hubo nervios ni dudas en el arranque de una selección que sigue renovándose en busca de volver a los grandes éxitos del pasado. Nerea Pena, con cinco goles en el primer tiempo (7 en total para ser la MVP), una esmerada defensa y las paradas de la eterna Silvia Navarro sacaron del partido a las croatas en ese primer acto.

Entre los goles de la navarra y Jénnifer Gutiérrez, España logró la primera renta (3-1). Silvia cumplió una tarde más bajo palos y permitió, como la buena defensa, el juego rápido a la contra de las de Viver (7-2). El técnico español pudo comenzar pronto las rotaciones, metiendo a todas las ‘Guerreras’ en faena.

Largo parón

Las croatas se quedaron 8 minutos sin anotar (12-3), apenas recortando desde los 7 metros, y no siempre, porque Mercedes Castellanos debutó parando un penalti. Un largo parón por revisión en la mesa enfrió el ritmo decidido de España, con la situación controlada al descanso con dos goles de Mireya González (15-4).

Merche se quedó bajo palos en el segundo tiempo y Soledad López fue quien siguió ampliando la cuenta española. Viver dio protagonismo a todo su banquillo, en un mérito compartido para repartir confianza en la puesta a punto. España se movió con acierto en ataque y no descuidó la zaga hasta los últimos minutos.

Croacia salió de su sequía y encontró cimientos en las paradas de Pijevic para maquillar el resultado. Las pérdidas lastaron los últimos ataques españoles, como algo de relajación, para sacar algo de lección del estreno en el L’Axone de Montbeliard de cara al inicio serio del Europeo contra Holanda y Hungría.