El jugador francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann durante el partido contra el Sevilla en la Liga.
El jugador francés del Atlético de Madrid Antoine Griezmann durante el partido contra el Sevilla en la Liga. / efe
Publicidad

Antoine Griezmann, delantero del Atlético de Madrid hasta el próximo mes de julio, hasta que ejecute su cláusula de rescisión por unos 125 millones de euros, volvió ayer a los entrenamientos como uno más, apenas trece horas después del anuncio de que se va del club rojiblanco. Su futuro está fuera, pero su presente, al menos hasta dentro de mes y medio, cuando el precio de su libertad pase de los 200 millones actuales a 125, sigue ligado al equipo entrenado por Diego Simeone, con lo que se ejercita como uno más, y quizá, también como uno más, jugará el próximo sábado contra el Levante en Valencia. Luego quedará otro encuentro, un amistoso el 21 de mayo en Israel.

Su rumbo apunta ya al Barcelona. Es su próximo destino salvo giro inesperado, apenas un año después de rechazarlo para seguir de rojiblanco con aquella ‘decisión’ televisiva, aunque el ‘7’ aún del Atlético no ha descubierto públicamente cuál será su nuevo equipo, mientras se ejercita todavía con su conjunto de este último lustro.

Nueva sesión

En el día después de comunicarle el fin de su aventura en el club a Diego Simeone, su entrenador, también el técnico que le ha dimensionado hasta el nivel imponente de ahora; Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del Atlético; y Andrea Berta, director deportivo, Griezmann apareció sobre las 10.25 horas en la Ciudad Deportiva de la localidad madrileña de Majadahonda para la sesión.

En los asientos de detrás, tras los cristales tintados, del todoterreno conducido por su íntimo amigo y compañero Diego Godín, llegó el atacante francés entre el interés de unos cinco cámaras de televisión y la indiferencia de la decena de aficionados que aguardaba en la puerta la entrada en coche de todos los jugadores.

Desde Italia, quizá ajenos al revuelo que ha generado la decisión de Griezmann de marcharse del Atlético, una pareja de seguidores del ‘7’ le esperaban con una pancarta: ‘De L‘Italia seulement pour toi!!’ (Desde Italia solamente por ti), adornada con fotos del delantero francés, de sus momentos con el conjunto rojiblanco. Cuando ganó la Liga Europa o la Supercopa de Europa, por ejemplo. Son dos de los tres títulos que consiguió el atacante en su paso, ya con fecha final, en el Atlético, con el que ha jugado 256 partidos y ha marcado 133 goles. Es el quinto máximo artillero de la historia del club. Y su máximo goleador cada uno de los últimos cinco años.

A las 11.00 horas, como cualquier otro día, Griezmann ya se estaba entrenando con sus compañeros sobre el césped del terreno de juego. Todos los focos de las cámaras apuntaban invariablemente a él en los primeros 15 minutos abiertos a los medios de comunicación, mientras el ‘Profe’ Ortega dirigía los primeros ejercicios físicos.