El defensa del FC Barcelona, Gerard Piqué, celebra el gol que supuso el empate ante el Espanyol en el derbi catalán.
El defensa del FC Barcelona, Gerard Piqué, celebra el gol que supuso el empate ante el Espanyol en el derbi catalán. / efe
Publicidad

LaLiga aseveró ayer que, “no dudará a partir de ahora”, en dar traslado al Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) aquellas celebraciones “que pueden generar crispación o que son contrarias al buen orden deportivo”, obviando en esta ocasión hacerlo con la del central del FC Barcelona Gerard Piqué en el derbi del pasado domingo en RCDE Stadium. El defensa azulgrana, objeto, junto a su entorno, en los últimos años de insultos por parte de la afición blanquiazul, se puso el dedo en los labios a modo de pedir silencio a la grada del campo, que reaccionó con virulencia a este gesto.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, ya recordó el pasado lunes que había que evitar este tipo celebraciones y dejó abierta la posibilidad de trasladar la consiguiente denuncia a Competición para solicitar una posible sanción para el jugador catalán. “Simulaciones claras o celebraciones de goles ofensivas que han ocurrido otras veces, que no son reflejadas en el acta arbitral, y que pueden generar crispación o que son contrarias al buen orden deportivo, siempre han sido rechazadas por parte de esta Liga, que no dudará, a partir de ahora, en dar traslado de las mismas al Comité de Competición”, expresó el organismo ayer en un comunicado.

La institución afirma que “no dudará” a partir de ahora en dar traslado al Comité de Competición de aquellos actos que “generen crispación”

LaLiga recordó que será el organismo sancionador de la RFEF el que entonces “depure las responsabilidades oportunas, mediante la incoación —si considera que existen indicios mínimos razonables de la comisión de una infracción disciplinaria—, instrucción y resolución del correspondiente expediente sancionador”, agregó
Además, insistió en que este tipo de acciones está tipificadas “en el Código Disciplinario de la RFEF” en varios de sus artículos si “atentan contra la dignidad y decoro deportivos y las contrarias al buen orden deportivo”. “Y de modo particular, también se tipifican en este Código, las provocaciones al público”, advirtió.

“LaLiga propugna y defiende fervientemente los valores del deporte —respeto, cooperación, trabajo en equipo, convivencia, lucha por la igualdad, responsabilidad social o compañerismo— entre otros, y trasladará a Competición las actuaciones contrarias a la dignidad y decoro deportivos que, en particular, provoquen la animosidad del público, que impide que el fútbol se desarrolle en convivencia con los valores deportivos”, añadió a los medios.

Ejemplo

Para el organismo que dirige Javier Tebas, “el fútbol profesional español es y debe ser un ejemplo de conductas deportivas, motor de la sociedad, la economía y la educación” en España. “LaLiga trabaja para que los todos los aficionados participen del mejor producto de entretenimiento a nivel global”, sentenció a la prensa.

De hecho, en el escrito habitual que realiza cada semana de denuncias a Competición no aparece una relativa a Gerard Piqué, aunque sí se hace notar que el central fue víctima de insultos por parte de la grada tras anotar su gol en el minuto 82 “y como acción reactiva al modo de celebración” del azulgrana.

“Nuevamente, el club reaccionó inmediatamente emitiendo un mensaje a través de la megafonía y de los video marcadores del estadio, solicitando que cesasen los cánticos. Indicar que, hasta este momento, no se habían apreciado cánticos en contra del citado jugador o de su entorno”, sentenció la nota de LaLiga en los medios.

De esta manera, la institución liguera se desentiende de dar traslado al Comité de Competición con el caso de Gerard Piqué. El jugador también se ha visto envuelto en la polémica de llamar al equipo, “Espanyol de Barcelona”.