d1-1kama_Tenis-Open-Castilla-y-Leon_KAM2128
Andrés Artuñedo, a punto de golpear la bola lanzada por Paloma Pujol. / KAMARERO
Publicidad

La primera jornada tanto del Open Castilla y León de tenis como del ITF Femenino tuvieron una especial dedicación a los encuentros de dobles, pendientes los tenistas de aclimatarse lo mejor posible a la altura de las pistas tanto de La Estación de El Espinar, donde se disputa el torneo masculino, como del Casino de la Unión en caso del femenino.

Con la presencia del director general de Deportes de la Junta, Alfonso Lahuerta, la alcaldesa de El Espinar, Alicia Palomo, del presidente de honor del torneo, Pedro Muñoz, y de la directora del mismo, Virginia Ruano, así como del cabeza de serie número 2 del torneo, Adrián Menéndez, el Open Castilla y León presentó de manera oficial su trigésimo tercera edición en un sencillo acto que tuvo como protagonistas a la campeona del mundo de fútbol Freestyle, Paloma Pujol, y al tenista Andrés Artuñedo.

No hubo grandes discursos, porque no era el momento de hacerlos, y sí de lanzar algunos mensajes, como el de la alcaldesa al hablar de un torneo “que tanto aporta a El Espinar, y que se celebra en un entorno natural excepcional”, o el de el director general de Deportes, al destacar que el torneo “es una apuesta total para la Junta de Castilla y León, uno de nuestros grandes eventos anuales, y que ha trascendido fuera de las fronteras de España”.

Tras las breves palabras, Paloma Pujol, realizó una exhibición de sus habilidades que concluyó sirviendo la bola a Artuñedo para que éste realizara el saque de honor del torneo.

23 ACES EN CONTRA… PARA ACABAR GANANDO

Tras el acto protocolario, dieron comienzo las finales de la fase previa, en la que el joven madrileño Alberto Romero superó al francés Albano Olivetti, finalista de El Espinar en ediciones anteriores, clasificándose para el cuadro final, en un encuentro en el que el español hizo un alarde de paciencia para no desesperarse con los 23 saques directos que logró el galo, aprovechando sus opciones con el segundo saque de un Olivetti demasiado fallón con la bola en juego.
También se clasificaron para el cuadro final el francés Jankovits, frente a un Nicolás Álvarez que sólo opuso resistencia en la primera manga, el egipcio Maamoun ante Couacaud en un partido que no llegó a la hora de juego, y el vietnamita Nam Hoang Ly ante Doumbia, haciendo gala de su movilidad.
Ya en la jornada de tarde, se disputó el único encuentro del cuadro final, el que decidió la victoria del turco Cem Ilkel sobre el vallisoletano Jorge Hernando Ruano, que no logró contrarrestar el juego de su oponente, que pese a no brillar especialmente con su servicio, sí golpeó a la bola con el peso suficiente como para que Hernando no pudiera responder.

UNOS DOBLES IGUALADOS

El resto de encuentros se movieron en la modalidad de dobles, que no pocos tenistas utilizan para continuar aclimatándose a las pistas de competición. Tuvo su ‘miga’ el partido que jugaron Carlos Boluda y Miguel Semmler ante los ecuatorianos Diego Hidalgo y Roberto Quiroz, que pusieron a los españoles muy cerca de la eliminación. Sin embargo, la dupla nacional remontó la derrota en la primera manga para imponerse en la segunda y superar a los centroamericanos en el súper tie break.
Si bien este encuentro tuvo su dosis de emoción, el que disputaron Andrés Artuñedo y David Pérez frente a los italianos Filippo Baldi, y Andrea Pellegrino adquirió tintes casi dramáticos, con dos muertes súbitas en los dos primeros sets que llevaron el choque a un tie break final a diez puntos en el que los españoles hicieron mejor las cosas. Algo parecido les sucedió a Adrián Menéndez y Sergiy Stakhovsky con los bolivianos Arias y Zeballos, que vendieron cara su derrota ante los dos mejores preclasificados del cuadro individual.
Será en la jornada de hoy cuando todos los favoritos salten a la cancha para dirimir sus respectivos encuentros de primera ronda. La pista central del Open disfrutará de partidos interesantes con destacado protagonismo español, ya que Miguel Semmler, Alejandro Davidovich, Adrián Menéndez y Andrés Artuñedo jugarán en la pista más grande del Open buscando su sitio en la segunda ronda.