La descalificación de Viviani da el primer triunfo a Gaviria

Primoz Roglic mantiene el liderato y Richard Carapaz pierde más de 40 segundos por una avería y la posterior montonera previa a meta

21
Fernando Gaviria (izq) ve a Elia Viviani celebra la victoria nada más cruzar la línea de meta en Orbetello.
Fernando Gaviria (izq) ve a Elia Viviani celebra la victoria nada más cruzar la línea de meta en Orbetello. / EFE
Publicidad

El colombiano Fernando Gaviria, del UAE Team Emirates, se llevó la tercera etapa del Giro de Italia, disputada ayer entre las localidades de Vinci y Orbetello sobre 222 kilómetros, después de la descalificación del vencedor inicial, el italiano Elia Viviani (Deceuninck-Quick-Step), mientras que el esloveno Primoz Roglic (Jumbo-Visma) sigue con la ‘maglia rosa’.

La jornada, aparentemente tranquila, se vio alterada por una caída a pocos kilómetros de la meta que cortó al pelotón y en la llegada final, Viviani, segundo el domingo, pudo con el colombiano y el francés Armaud Demare (Groupama), pero posteriormente fue sancionado por hacer su esprint de forma irregular al cerrar a uno de sus rivales.

Había temor a que se pudiesen producir los temibles abanicos y todos los corredores se esmeraron en estar delante, sobre todo los favoritos, para evitar un susto que les costase un tiempo precioso ya demasiado pronto, y al final sólo se produjo ese percance final cuando los equipos de los esprinters ya iban lanzados hacia Orbetello. Uno de los damnificados fue el ecuatoriano Richard Carapaz, del equipo Movistar, que perdió una cuarentena de segundos.

La jornada no tenía grandes dificultades en su recorrido y al principio el ritmo lento permitió la escapada, única del día, del japonés Sho Hatsuyama (Nippo-Vini Fantini). El nipón abandonó muy pronto al pelotón, en busca de tener su momento de gloria con casi 200 kilómetros todavía por delante.

El gran grupo dejó maniobrar sin ponerse nervioso al escapado, al que no concedió una diferencia más allá de los siete minutos, para ir poco a poco reduciéndola. La aventura de Hatsuyama no tuvo mucho más recorrido y terminó a falta de 75 kilómetros, momento en el que el ritmo se aceleró notablemente y con ello el nerviosismo por el viento reinante y la amenaza de los temidos abanicos.

Finalmente, a menos de cinco kilómetros se produjo la caída, ya con Carapaz fuera del pelotón tras sufrir un problema mecánico, reduciendo a unos 50 los componentes que se iban a jugar el triunfo en un esprint que quiso dominar el Groupama para Arnaud Démare.

Sin embargo, el primero en lanzarlo fue el alemán Pascal Ackermann (BORA-Hansgrohe), vencedor en la víspera, pero que lo hizo demasiado pronto. Por detrás, emergió Viviani, perseguido por Gaviria, y en su ímpetu, el campeón de Italia pareció cerrar ilegalmente a Matteo Boschetti (Trek-Segafredo) y eso le terminó por costar la victoria que fue para el colombiano.

Hoy se disputará la cuarta etapa de este Giro de Italia, también de más de 200 kilómetros, 235, entre las localidades de Orbetello y Frascati, con una llegada algo empinada.