El exportero del Athletic Club de Bilbao Kepa Arrizabalaga ataja un balón durante un partido con el equipo vizcaíno.
El exportero del Athletic Club de Bilbao Kepa Arrizabalaga ataja un balón durante un partido con el equipo vizcaíno. / EFE
Publicidad

El Athletic Club confirmó que el guardameta Kepa Arrizabalaga “ha cumplido los requisitos para la válida resolución unilateral” de su contrato con el club, después haber abonado su cláusula de rescisión en la sede de LaLiga y de haber “manifestado su voluntad” de buscar un nuevo proyecto lejos de San Mamés. “El miércoles 8 de agosto de 2018, la Liga de Fútbol Profesional ha certificado a nuestra entidad que el jugador Kepa Arrizabalaga ha cumplido los requisitos para la válida resolución unilateral del contrato de trabajo que le ligaba al Athletic Club”, confirmó el conjunto vasco en un comunicado.

“La citada certificación señala que el jugador ha manifestado su voluntad de extinguir y resolver unilateralmente la relación que le unía desde la temporada 2004-2005 y que se ha depositado el importe de la indemnización establecida en el contrato”, añadió.

El Athletic quiso agradecer los años que Kepa defendió la portería de los ‘leones’, así como trabajará para que los canteranos de Lezama consideren el jugar con el primer equipo como su “máxima aspiración personal” y se sienten “representantes de un proyecto y filosofía deportiva únicos”.

Apuesta

De esta manera, el club bilbaíno deja marchar a uno de sus mejores futbolistas, aunque se centró en la “apuesta” realizada por aquellos jugadores que decidieron mantenerse a las órdenes de Eduardo Berizzo “por deseo propio”.

“Jugadores y jugadores son protagonistas, en definitiva, de un genuino compromiso personal y colectivo con el que cada una de las personas que componemos el Athletic no puede sentirse más que vinculada”, destacó.

Una vez abonada la cláusula, Kepa Arrizabalaga hará las maletas para un nuevo proyecto que, presumiblemente, se encuentra en Londres. Los rumores sobre su fichaje por el Chelsea se incrementan tras esta situación y su llegada al equipo que dirige Maurizio Sarri puede provocar un efecto en cadena que acabe con el belga Thibaut Courtois en el Real Madrid y con el futuro de Keylor Navas en el aire.

Esta decisión sorprende después de que el internacional español firmase una renovación hasta 2025 hace solo siete meses. En ese momento, el acuerdo fue una clara declaración de intenciones por parte de un Kepa.