Julia Takacs logra el bronce en los 50 kilómetros marcha

Adel Mechaal roza el podio con el cuarto puesto en 10.000 metros

11
Julia Takacs celebra su tercera posición en los 50 kilómetros marcha.
Julia Takacs celebra su tercera posición en los 50 kilómetros marcha. / EFE
Publicidad

La atleta española Julia Takacs conquistó la medalla de bronce en la prueba de 50 kilómetros marcha de los Campeonatos de Europa de atletismo de Berlín, en una competición en la que la portuguesa Inês Henriques se proclamó campeona continental en el estreno de la distancia en un Europeo.

La atleta de origen húngaro, de 29 años y única campeona de España de los 50 kilómetros, realizó una sensacional carrera de menos a más para alcanzar en el último tramo los puestos de podio y concluir con un tiempo de 4h15:22. Así, la campeona de Europa Sub-23 estrena metal en un campeonato de Europa absoluto.

Mientras, Henriques, que dominó casi en su totalidad la prueba, unió un nuevo éxito a su título mundial —donde estableció el vigente récord en 4h05:56— después de cruzar la línea de meta en 4:09:20, por delante de la ucraniana Alina Tsviliy, que se llevó la plata con una marca de 4:12:44, a más de tres minutos de la ganadora.

Además, las españolas Ainhoa Pinedo y Mar Juárez cerraron su participación en puestos de finalistas, al ser séptima (4h27:03) y octava (4h28:58) respectivamente.

Mechaal, otro cuarto

A punto se quedó Adel Mechaal de lograr la segunda medalla de España, al terminar cuarto en los 10.000 metros lisos tras una gran carrera en la primera gran cita en esta distancia de un atleta especialista en 1.500 y 5.000 metros.

Mechaal estuvo siempre en el grupo de cabeza y sólo el cansancio en los 400 metros finales le impidió subir al podio pese a que había escuchado el toque de campana en primera posición. El francés Amdouni ganó la prueba, con el belga Abdi y el italiano Crippa como plata y bronce.

Subcampeón hace dos años en 5.000 metros —prueba que correrá el sábado, aunque el doblar con los 10.000 le hace perder opciones—, el atleta de origen marroquí acarició una medalla que ya se le escapó sobre la misma línea de meta el pasado verano en el Mundial de 1.500 metros.