Jorge Martín, campeón de Moto3

El madrileño se impone en Sepang y gana el Mundial de Moto3, el título 50 para España

22
Jorge Martín celebra en la pista de Sepang el título de Moto3.
Jorge Martín celebra en la pista de Sepang el título de Moto3. / EFE
Publicidad

Jorge Martín (Honda) se proclamó ayer campeón del mundo de Moto3 después de imponerse en la carrera del Gran Premio de Malasia, penúltima prueba del Mundial, y de que su rival por el campeonato, el italiano Marco Bezzecchi (KTM), fuese quinto, un resultado que además otorga a España su título número 50.

“Llevo toda mi vida esperando esto”, señaló el madrileño, que este curso ha dominado en la categoría pequeña con 11 poles, 14 comienzos desde la primera línea de salida, siete victorias y nueve podios. Si el año pasado reinaba en los sábados y fallaba los domingos, éste ha aprovechado su mayor madurez para coronarse campeón y convertirse en el vigésimo piloto español en lograr un título en el Mundial de motociclismo.

Aún así, la calculadora se mantuvo encendida durante toda la prueba en el circuito de Sepang; el de San Sebastián de los Reyes, que partía desde la pole, necesitaba sacar 13 puntos a Bezzecchi, lo que pasaba por ganar y que el transalpino fuese quinto o peor; si ganaba, además, descartaba de manera matemática de la lucha a su compañero Fabio Di Giannantonio (Honda).

Las alarmas saltaron cuando ‘Martinator’ llegó a rodar décimo con el italiano en la cabeza de carrera; un toque con Darryn Binder (KTM) bajó a Bezzecchi del liderato. A seis vueltas para el final, Martín realizó un cambio de ritmo que le subió a lo más alto del podio para proclamarse por primera vez campeón mundial.

“Toda mi vida pasó ante mis ojos. Vengo de una familia humilde y no fue fácil llegar hasta donde estamos ahora. Quisiera agradecer a todos los que me apoyaron y ayudaron a crecer: desde la ‘Cuna de Campeones’ a la ‘Rookies Cup’, y obviamente, al Gresini Racing”, señaló Jorge Martín tras la carrera.

Además, el madrileño reconoció que el momento más duro fue en el Gran Premio de Tailandia, donde sus problemas en la mano casi le impiden competir. “Vi que este título casi se me estaba escapando de las manos en Tailandia cuando pensé que no iba a correr, pero lo hice; quiero agradecérselo a todos, incluidos mis rivales. Ganar el título y la carrera al mismo tiempo es probablemente lo mejor del mundo”, concluyó.

Márquez fuerza a Rossi

En MotoGP, Marc Márquez se impuso en Sepang después de presionar hasta el último momento al italiano Valentino Rossi (Yamaha), que lideraba la cita y que cometió un error cuando restaban cuatro vueltas para el final.

A falta de ocho giros para que concluyese la carrera, el de Cervera, que era segundo, cambió de ritmo para recortar el segundo que le separaba de ‘Il Dottore’. Su acoso surtió efecto y, en la curva 1 y a falta de cuatro vueltas, el transalpino cometió un fallo que sirvió en bandeja el triunfo al catalán.

Además, con su novena victoria del curso, Márquez, que refrendó su corona en Motegi, da también el título de constructores a Honda, que ya cuenta con 24 en la categoría reina. Todo tras una cita en la que tuvo que salir desde la séptima plaza para cumplir la sanción por conducir de manera “irresponsable” durante la clasificación del sábado.

Junto a él se subió al podio Àlex Rins (Suzuki), que completó una espectacular carrera en la que pudo remontar lejos de los focos para su cuarto podio del año, y el francés Johann Zarco (Yamaha).