Jordi Alba: “No tengo que pedir perdón a Luis Enrique, ni él a mí”

El lateral del Barça, de vuelta con la Selección tras su ausencia en las dos últimas listas, se reafirma al decir que en el último año con el gijonés en el banquillo culé quería jugar más

29
Jordi Alba, en rueda de prensa durante la concentración de la Selección Española en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.
Jordi Alba, en rueda de prensa durante la concentración de la Selección Española en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. / EFE
Publicidad

El defensa del FC Barcelona Jordi Alba dejó claro que no se arrepiente de “nada” y que no tiene “ningún problema” ni ha “discutido nunca” con Luis Enrique, seleccionador nacional y un entrenador que le ayudó “muchísimo” cuando coincidieron en el club azulgrana, recalcando que únicamente mostró su “deseo de jugar más” cuando en el último año el asturiano prefirió dejarle en el banquillo.

“Luis Enrique es un entrenador que me ayudó muchísimo en el Barcelona. En la última temporada no tuve los minutos que todo jugador quiere, pero nunca tuve ninguna palabra hacia Luis Enrique. Es una persona muy buena y que toma sus decisiones te gusten más o menos, pero no tuve ningún problema con él ni con su cuerpo técnico”, aseguró ayer Jordi Alba en rueda de prensa.

El catalán se refirió a que su abrazo al asturiano a la llegada a la concentración fue porque “hacía tiempo que no le veía, como al resto de integrantes” e insistió en no haber dicho nada ofensivo del técnico. “No me arrepiento de nada. En su día mostré mi deseo de jugar, pero no tengo que pedir perdón, ni el seleccionador a mí ni yo a él. Es el que manda”, aseveró, resaltando que él se acuerda de “todo”.

“De lo que hago y lo que digo”, expresó. “Fue por el tema de los minutos”, reiteró preguntado por su frase de que le iría “mejor” con Ernesto Valverde. “Mi deseo era ese, pero al final todo se saca de contexto. No me arrepiento de decir que quiero jugar más al fútbol”, añadió el lateral que puntualizó que “no tiene nada que ver la relación personal con la profesional” y que tampoco “ha habido ningún encuentro ni ninguna llamada” con Luis Enrique.

“Nos conocemos”

Jordi Alba también aclaró que “nunca” ha “discutido” con el gijonés. “Te pueden parecer bien unas cosas o querer jugar más o menos. Me conoce perfectamente y yo también a él”, admitió. “Es un entrenador que tiene buen gusto y con carácter, como yo, no puedo hablar nada malo de él”, recalcó en una comparecencia centrada prácticamente en su relación con el seleccionador en la que subrayó que “no” se ha tenido que callar nada durante este tiempo. “Me equivocaré muchas veces, pero siempre voy de cara. Si no venía más, pues ya está y respetarlo”, zanjó.

“Está haciendo gran carrera y ha ganado ya bastantes títulos. La idea aquí en la selección seguro que es la misma que en el Barça y he visto cosas muy parecidas, pero todos evolucionamos y creo que es un míster que tiene un trato muy bueno con los jugadores y que analiza muy bien al rival. Es un entrenador moderno y seguro que va a dar grandes alegrías, por su trabajo no quedará”, prosiguió el azulgrana, que recordó que en el combinado nacional “también hay presión” como en el Real Madrid o el FC Barcelona.

Con todo, el catalán confesó que se le “hacía un mundo no venir” con la triple campeona de Europa. “Te salen las cosas bien y crees que debes venir, pero el que manda es el seleccionador. Ojalá que me pueda quedar aquí para siempre”, comentó.

Más ilusión esta vez

“Creo que me he tomado con tranquilidad el no venir. No me pilló muy joven y he madurado muchísimo. El seleccionador puede elegir porque tiene muchas variantes en cada posición y en las dos anteriores decidió que estuviesen otros. He podido disfrutar más de la familia, pero mi intención y deseo era seguir viniendo. Siempre es ilusionante venir, pero esta vez me ha hecho más ilusión”, detalló el futbolista del Barça.

Pese a su ausencia, no estaba “extramotivado” sino que simplemente quería “hacerlo bien” con su club para conseguir “un premio que te da el seleccionador”. “Quiero estar siempre, pero es el seleccionador el que decide. Esto puede cambiar porque hay mucha competencia en todos los puestos y hay que ganárselo”, avisó.

Jordi Alba se ha sentido “más querido que otras veces haciendo el mismo trabajo. El apoyo me ha llegado. Llevo 66 internacionalidades, pero parece que es la primera vez que vengo a la Selección”, declaró con una sonrisa.

Y entre esos apoyos ha estado el de “un gran amigo” como Sergio Ramos, capitán del combinado nacional. “Siempre nos hemos llevado muy bien y es de agradecer tener este tipo de apoyo porque siempre viene bien”, celebró, dando las gracias también a Piqué por pedir su convocatoria porque “siempre dice lo que piensa”.