Javier Fernández: “A veces la realidad supera a los sueños”

El patinador madrileño agradece el apoyo recibido en un acto de despedida tras competir por última vez en el campeonato de Europa, donde se colgó su séptimo oro consecutivo

24
Javier Fernández, durante el acto de despedida en el Palacio de Hielo.
Javier Fernández, durante el acto de despedida en el Palacio de Hielo. / EFE
Publicidad

El patinador español Javier Fernández, que el sábado compitió por última vez a nivel internacional conquistando su séptimo Europeo consecutivo, se mostró ayer agradecido por el “calor” de los aficionados y el “cariño” de medios de comunicación e instituciones, e invitó al mundo a “perseguir” los sueños por complicados que parezcan porque “a veces la realidad supera lo soñado”.

“Salid a perseguir vuestros sueños. Por imposibles que parezcan, muchas veces los sueños se cumplen y a veces la realidad supera lo soñado”, confesó emocionado Javier Fernández en el acto de despedida realizado en el Palacio de Hielo de Madrid.

“Cuando tenía 6 años, acompañé a mis padres a recoger a mi hermana cuando empezó ella a patinar. Y un día surgió la pregunta de si quería patinar y dije que sí. Dos años más tarde empecé la competición con patines de segunda mano. Tuve un sueño imposible: ¿Podría un niño de Cuatro Vientos destacar en un mundo tan complejo? Y me atreví a soñar y perseguí ese sueño. Vuelvo a casa con siete Europeos, dos campeonatos del mundo y una medalla olímpica”, añadió el madrileño.

El deportista, de 27 años, tras una carrera llena de éxitos, se lleva “el calor de los aficionados” y el “cariño” de los medios de comunicación, así como el “apoyo” de las instituciones y los patrocinios.

“Tengo que dar las gracias a mi familia, que hizo todo lo posible para que desarrollara mi vida como patinador, nunca lo agradeceré lo suficiente. Debió ser muy difícil dejar a un niño de 17 años, sin apenas hablar inglés, viajar por el mundo y a otro país”, expresó un emocionado Javier Fernández.

Futuros proyectos

El bicampeón del mundo repasó parte de su carrera, marcada por su encuentro con Brian Orser, su actual entrenador y “segundo padre”. “No tenía la disciplina como la tengo ahora, pero él sacó lo mejor de mí. Los que me conocéis sabéis que no soy de las personas más organizadas del mundo, me he dejado patines o trajes en las competiciones, quiero pedir perdón a las personas que han sufrido mis despistes”, se sinceró.

“Es cierto que dejo la competición pero no quiero dejar el patinaje, lo que siempre me ha gustado hacer. Tenemos mucho futuro por delante, ‘Revolution on Ice’, campamentos de verano, no sólo en España, y en un futuro me gustaría ser entrenador y tener una escuela, pero de momento nos tenemos que centrar en la promoción del patinaje”, explicó sobre su futuro más cercano, confirmando que en febrero habrá noticias de nuevas fechas y espectáculos y la posibilidad de crear un proyecto que fusione flamenco y gastronomía.

Para el medallista olímpico, ha sido “fundamental” todo el apoyo de instituciones y patrocinadores, destacando a ‘LaLiga4sports’, al COE y a presidentes del CSD como Miguel Cardenal y María José Rienda. “Los medios me habéis demostrado un cariño especial, sirva como efecto la retransmisión del sábado de Paloma del Río, quien tras 30 años como comentarista se emocionaba al terminar mi actuación. Habéis vivido mis éxitos como si fueran los vuestros”, añadió.