Isco y Keylor Navas, las cruces de Solari

La llegada del argentino al banquillo del Real Madrid revaloriza a Odriozola o Lucas Vázquez, mientras que Asensio pierde fuerza

119
Isco controla el balón durante el calentamiento del partido ante el Viktoria Plzen, donde jugó 19 minutos.
Isco controla el balón durante el calentamiento del partido ante el Viktoria Plzen, donde jugó 19 minutos. / EFE
Publicidad

Santiago Solari ha conseguido darle la vuelta a la mala racha de resultados en la que el Real Madrid estaba inmerso con Lopetegui y lo ha logrado de manera casi brillante, con cuatro victorias en cuatro partidos, 15 goles a favor y solo dos en contra, y apostando por un bloque con jugadores que no tenían tanto protagonismo con su antecesor en el banquillo.

Pese a su carácter provisional, terminado este martes con la renovación de su contrato hasta 2021, el de Rosario ha tomado decisiones en estos cuatro partidos sin que le tiemble el pulso y ha realizado algunas variaciones respecto a Lopetegui, cuya experiencia terminó el 29 de octubre.

El primer síntoma de esa firmeza se puede ver en la portería. Keylor Navas parecía tener asegurado su puesto en Champions, competición que el club blanco ha ganado los tres últimos años con el ‘tico’ bajo palos, además con un papel importante en las finales. Esto había relegado a Thibaut Courtois, fichado este verano por 35 millones, a jugar en la Liga dentro de una política de rotaciones llevada por Lopetegui y que recordaba a la que hizo Ancelotti con Iker Casillas y Diego López.

Solari ha decidido darle al belga, mejor cancerbero del pasado Mundial, la titularidad en todas las competiciones a excepción de la Copa del Rey, como así ha demostrado en la victoria ante el Plzen y en el resto de encuentros ligueros.

Pero un caso más sonado que el de la portería es el de Isco, que ha desaparecido de las alineaciones del equipo madridista desde la marcha de un Julen Lopetegui que sí le había dado protagonismo, aunque sólo le había puesto titular en seis encuentros (Getafe, Girona, Espanyol, Levante, Barcelona y Roma) y había sido un cambio habitual porque sólo acabó el partido del Camp Nou.

Venido a menos

El malagueño tuvo una apendicitis que le mantuvo fuera de los terrenos de juego casi un mes y cuando reapareció notó esa falta de ritmo. Solari, sin embargo, no le ha dado demasiada participación y el centrocampista internacional únicamente ha disputado 53 de los 360 minutos totales en estos cuatro partidos, 34 ante el Valladolid y 19 ante el Viktoria, quedándose sin jugar en Balaídos y sin ir convocado a Melilla.

A su lado está también el caso de Marco Asensio, aunque el del balear es distinto. El mallorquín sí fue titular en el estreno copero y el Valladolid, pero su irregular rendimiento parece no haber convencido al nuevo cuerpo técnico, que ha decidido que hay futbolistas que están en mejor forma que el ‘20’, suplente en Plzen, donde no jugó, y Vigo, donde fue el tercer cambio por la lesión de Nacho. Además de haber asegurado recientemente que a él no le corresponde tirar del carro ante los problemas surgidos en la ‘Casa Blanca’.

Esto ha provocado la aparición —principalmente— de Lucas Vázquez. El gallego también ha salido bien parado tras la llegada de Solari y tras ser relegado a un segundo plano con Lopetegui, con el que fue titular en Moscú y en el Bernabéu ante el Levante y el Viktoria, ha recuperado la sonrisa para intentar ser importante como lo fue con Zinedine Zidane y un recambio de lujo en Concha Espina. De hecho, salvo ante el Valladolid, el de Curtis ha sido titular en tres de los cuatro partidos con el argentino en el banquillo.

Con menos pujanza, pero reforzado en su estatus, ha aparecido Vinicius Jr. Antes de entrenar al primer equipo, Solari era el técnico del Castilla, quizá por eso el brasileño, que apenas contaba para el exseleccionador español por “falta de cocción”, ya es uno más del primer equipo merengue.

Habitual en las convocatorias y principal ilusión de futuro de la afición madridista, el extremo ha disputado 137 minutos en cuatro partidos, cuando con el de Asteasu solo jugó 14. Además, ya ha tenido un papel importante para los blancos, siendo protagonista en la jugada del primer gol del Real Madrid ante el Valladolid en el Bernabéu y con un gran partido ante el Melilla, donde mostró sus habilidades con el balón y su capacidad para asistir, y también debutó en Champions ante el Viktoria, donde disfrutó de media hora.

Odriozola y Reguilón

Finalmente, en la defensa, hay dos nombres a los que la llegada de Solari ha sentado muy bien. El primero de ellos es Álvaro Odriozola, titular en los cuatro encuentros que ha dirigido Solari, jugando todos los minutos e incluso haciendo un gol ante el Melilla. Es cierto que la lesión de Carvajal le ha permitido hacerse un hueco, pero Lopetegui no contó siempre con el donostiarra, apostando en varias ocasiones por Nacho, menos competencia cuando se lesionó Varane.

El segundo nombre es el de Reguilón, también beneficiado por el problema físico de Marcelo y el consiguiente de Varane, lo que le dejó como única alternativa para el lateral izquierdo. El canterano estaba en la mente del anterior entrenador, que le hizo incluso debutar en Champions ante el CSKA y que había advertido que tenía un potencial que ha demostrado con Solari en todos los encuentros. Sin embargo, se lesionó ante el Celta y el retorno de Marcelo podrían cerrarle la puerta.