Hawaii, el penúltimo reto de Gómez Noya

El triatleta gallego, pentacampeón del mundo y plata en los Juegos de Londres 2012, intentará ser protagonista en su primera participación en el duro Ironman de Kona

23
Javier Gómez Noya, durante una prueba de medio Ironman disputada el año pasado.
Javier Gómez Noya, durante una prueba de medio Ironman disputada el año pasado. / E.P.
Publicidad

El triatleta Javier Gómez Noya, pentacampeón mundial y plata olímpica en Londres 2012, afronta hoy uno de los mayores retos de su carrera deportiva, el duro y prestigioso Ironman de Kona, en Hawaii (Estados Unidos) en el que el gallego intentará ser protagonista.

El ferrolano competirá por primera vez en una de las pruebas de mayor dureza que existe, que celebra su 42 edición y que decide el título mundial de la modalidad. Para ello, Gómez Noya ha destinado sus entrenamientos desde 2017 a llegar en la mejor forma posible y después de resultados que le hacen ser optimista.

“Es un reto muy ambicioso porque no es fácil llegar la primera vez y ganar, nadie lo ha hecho. He entrenado de una forma diferente, solo hay que estar bien el día D y la hora H”, manifestó Gómez Noya en el acto de despedida a finales de septiembre organizado por Banco Santander en el Consejo Superior de Deportes (CSD).

Así, el laureado triatleta española ha seguido un plan de entrenamientos específico para ello, con sesiones más largas pero menos intensas que cuando competía en la distancia Olímpica, y ya se probó el pasado mes de junio en el Ironman de Cairns (Australia), donde firmó una brillante segunda plaza tras el neozelandés Braden Currie y donde reconoció que sufrió en los kilómetros finales porque estaba “destrozado muscularmente”, lección que espera tener aprendida en la isla.

“Estoy deseando que llegue la competición, con los nervios habituales ante una gran cita a la que acudes por primera vez. Ya sé lo que es hacer un Ironman, pero en este hay condiciones extremas de calor y están los triatletas con más nivel”, apunta Gómez Noya.

Puestos delanteros

El gallego, que para adaptarse a esas condiciones de humedad entrenó en Cáceres y que a principios de septiembre fue bronce en el Mundial de Medio Ironman, llega “con aspiraciones de quedar en puestos delanteros” en una prueba donde también estará Iván Raña. “Evidentemente sueño con ganar, pero no me considero máximo favorito. Ausente Jan Frodeno (fractura de estrés en la cadera), los que pongo en ese primer escalón son Patrick Lange (ganador el año pasado), Stefan Kienle y Lionel Sanders”, admite.

“Todo ha ido bien estos días en los entrenamientos por los recorridos. No se trataba de mejorar el estado de forma sino de reconocerlos, haciendo algún tramo a ritmo de competición. Hay que llegar fresco y descansado al sábado”, prosigue el pentacampeón mundial de la distancia Olímpica, que recuerda que “la última noche apenas se duerme ya que hay que levantarse hacia las 3 y todo tiene que estar ya listo”.

El ferrolano espera “estar en el grupo de cabeza” en el tramo de natación, sin “nadar más forzado de lo previsto si alguien se escapa”, mientras que en la bicicleta deberá “llevar un buen ritmo pero siempre pensando que luego queda el maratón”, su punto fuerte.

“Se supone que Kienle, Sanders y alguno más trataran de sacar ventaja en bici, pero sería un error tener que cambiar mucho el ritmo para llegar con ellos a la segunda transición. Finalmente, en el maratón hay que darlo todo, pero no saliendo a tope sino al ritmo máximo posible pero que no te acabe pasando factura”, añade.

Sin referencias válidas

Además, recalca que en Hawaii “nunca nadie ha bajado de 8 horas”, por lo que su tiempo en Australia no le sirve de referencia. “No se pueden comparar los tiempos en diferentes Ironman y ni siquiera los de aquí en diferentes años. Dependiendo de la temperatura ambiente y del viento varios han estado a punto de bajar de 8 horas, en cambio ha habido años en los que se ha ganado con más de 8:20”, explica.

En Kona se reunirán 2.500 participantes totales, 55 en la categoría Elite masculina, y con 120.000 dólares (más de 103.500 euros) para el ganador y ganadora. La salida, ya dentro del agua para afrontar los 4 kilómetros de ida y vuelta de natación, será a las 6:35 horas (18.35 en España). Luego vendrán los 180 kilómetros de ciclismo hacia el norte de la isla y siempre cerca de la costa, para terminar con el maratón. La competición podrá seguirse en directo a través de ‘ironmanlive.com’.