Hamilton y Vettel quieren frenar la rebelión de Bottas

Sainz busca en Baréin sus primeros puntos de la temporada

13
Valtteri Bottas llega líder tras ganar en Australia
Valtteri Bottas llega líder tras ganar en Australia. / EFE
Publicidad

El piloto finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) defenderá su liderato inicial del Mundial de Fórmula 1 en el Gran Premio de Baréin, donde su compañero Lewis Hamilton y Sebastian Vettel (Ferrari) buscarán su primera victoria del curso, mientras que el objetivo de Carlos Sainz (McLaren) es rehacerse de su decepcionante debut en Australia.

La apertura del campeonato en Melbourne Park estuvo marcada por la inesperada e incontestable autoridad de Bottas, que completó la mejor carrera de su vida, tal y como él mismo reconoció posteriormente, para acabar superando por más de 20 segundos a Hamilton, quien se tuvo que confirmar con cerrar el doblete de las ‘flechas plateadas’.

La pregunta ahora es si el piloto nórdico, que no ganó ni una carrera en 2018, podrá mantener ese nivel y convertirse en un compañero realmente desafiante para Hamilton como lo fue Nico Rosberg, que llegó a arrebatarle el título mundial en 2016, o si el resultado de Australia fue ‘flor de un día’.

En cualquier caso, lo que sí quedó claro en el estreno de la temporada es que Mercedes sigue siendo el rival a batir, sobre todo tras la decepcionante actuación de Ferrari, que no logró colocar a ningún piloto en el podio tras su esperanzadora pretemporada.

Sainz, a puntuar

El circuito de Sakhir, donde la ‘Scuderia’ ostenta el récord de victorias (6) y Vettel es el piloto más exitoso (4) desde que la carrera se estrenó en el calendario hace ya 15 años, parece el escenario perfecto para que el equipo italiano desate todo el potencial del SF90.

El otro equipo que aspira a victorias, Red Bull, logró subirse al podio en Australia por medio de Max Verstappen, un buen arranque para su nueva alianza con Honda que ahora espera reafirmar en el desierto bareiní.

Por su parte, Carlos Sainz apenas duró diez vueltas en su primera carrera con McLaren antes de que su coche le obligará a abandonar entre fuego y humo. Esta retirada, sumado al duodécimo puesto de Lando Norris, dejó a cero el casillero de puntos del equipo inglés, aunque el madrileño es optimista.

“Después de una revisión detallada del Gran Premio de Australia, hemos visto áreas prometedoras de rendimiento en el automóvil”, explicó antes de viajar a Baréin, uno de los circuitos que peor se le han dado en la F1, ya que encadenó tres abandonos con Toro Rosso y el año pasado se quedó al borde de los puntos en undécima posición.