Hamilton se topa con la victoria en la locura de Bakú

El choque entre los Red Bull, el pinchazo de Bottas y la parada en boxes de Vettel dan al británico su primer triunfo de la temporada

22
Lewis Hamilton levanta el trofeo como ganador del GP de Azerbaiyán.
Lewis Hamilton levanta el trofeo como ganador del GP de Azerbaiyán. / EFE
Publicidad

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) logró ayer la victoria, primera del año, en el Gran Premio de Azerbaiyán, cuarta prueba del Mundial de Fórmula 1, mientras que Carlos Sainz (Renault) y Fernando Alonso (McLaren), que sufrió graves daños en su monoplaza al principio de la carrera, terminaron en la zona de puntos quinto y séptimo, respectivamente.

Alonso sufría en la primera vuelta un incidente con el ruso Sergey Sirotkin (Williams) que le lastraba hasta las últimas posiciones. Sin embargo, el bicampeón del mundo fue remontando puestos y, ayudado por las banderas amarillas y por el incidente fratricida entre los Red Bull, se aupó hasta la zona de puntos una vez más.

En medio de la locura en el Circuito Urbano de Bakú, Hamilton se ‘encontró’ con una inesperada victoria después de que su compañero Valtteri Bottas pinchase a falta de dos vueltas. Una pasada en una curva a falta de tres vueltas también privó al líder del Mundial, el alemán Sebastian Vettel (Ferrari), de un triunfo que rozó durante gran parte de la cita y que se le escapó en boxes.

Además, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) consiguió terminar segundo, mientras que el mexicano Sergio Pérez (Force India), a pesar de tener que cumplir una sanción de cinco segundos, completó el podio en tercera posición. Vettel, por su parte, fue cuarto.

Mientras en la cabeza Vettel y las dos ‘flechas plateadas’, secundados por los Red Bull, se ponían en posiciones de podio, los problemas empezaron muy pronto en el garaje de McLaren. Nada más darse la salida, Alonso se puso en paralelo con Sirotkin, que le cerró la puerta en plena recta. La consecuencia fue que las dos ruedas derechas del monoplaza del asturiano quedaron pinchadas.

Relanzada la carrera tras la marcha del coche de seguridad, el holandés Max Verstappen pasó a su compañero de equipo, el australiano Daniel Ricciardo, para ser cuarto, aunque con una salida de pista posterior facilitaba que Sainz alcanzase la posición.

Y es que el madrileño había protagonizado un gran inicio en el circuito urbano azerí. Enfundado con los ultrablandos lograba ascender de la novena a la quinta posición, para colocarse momentáneamente en la cuarta. Los dos excompañeros en Toro Rosso se fueron devolviendo los adelantamientos, aunque el neerlandés salió victorioso de la pelea. Mientras, el otro Renault, el del alemán Nico Hulkenberg, se quedaba fuera de carrera tras tocarse con uno de los muros.

Choque en Red Bull

En Red Bull, la lucha era fratricida, y el desastre se veía venir. El australiano y el holandés se intercambiaban pasadas con agresividad, y pagaron un precio muy alto. En la vuelta 40, Ricciardo usaba el DRS sobre Verstappen, que se defendió por el interior; el oceánico no pudo reaccionar al amago de apertura de su compañero y le embistió. Ambos quedaron fuera de carrera y se abrió la puerta para Alonso.

Contra todo pronóstico después de su mal comienzo, el asturiano se encontraba en la zona de puntos, una oportunidad que no estaba dispuesto a desaprovechar. El incidente también repercutió favorablemente en Sainz, que se quitaba dos rivales de golpe.

En la cabeza, Bottas había logrado hacerse con el liderato al aprovechar la parada de Vettel. En la vuelta 48, con el finlandés a tiro, el tetracampeón mundial trató de adelantarle, pero se fue recto en la curva. Así, Hamilton ascendió a la segunda plaza y Raikkonen a la tercera.

Sin embargo, en la vuelta 49, un inoportuno pinchazo de la rueda posterior derecha privó a Bottas del triunfo, dejándoselo en bandeja a Hamilton, que tiró a muerte para alejar al otro finlandés en pista, Raikkonen. Así, firmó su primera victoria del año.

Compartir