Hamilton reluce en la noche de Marina Bay

El inglés afianza el liderato del Mundial con un cómodo triunfo por delante de Verstappen y Vettel • Alonso es séptimo y Sainz, octavo

13
Lewis Hamilton celebra la victoria en el Gran Premio de Singapur.
Lewis Hamilton celebra la victoria en el Gran Premio de Singapur. / EFE
Publicidad

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) se adjudicó el Gran Premio de Singapur, decimoquinta cita del Mundial de Fórmula 1, y afianzó su ventaja al frente del campeonato, en una carrera en la que los españoles Fernando Alonso (McLaren) y Carlos Sainz consiguieron sumar puntos al terminar séptimo y octavo, respectivamente.

El inglés, que finalizó por delante del holandés Max Verstappen (Red Bull) y del alemán Sebastian Vettel (Ferrari), sella así su séptimo triunfo del año para mantenerse al frente de la clasificación (281) con 40 puntos de ventaja sobre el germano (241).

Con la noche echada sobre el circuito urbano de Marina Bay, Hamilton defendió en la salida su posición de privilegio ante Verstappen, que se vio lastrado al final de la recta a la tercera plaza después de que Vettel aprovechase su rebufo para sobrepasarle. Mientras, Alonso y Sainz subían un puesto.

A la vez, el coche de seguridad no falló a su cita con la carrera asiática y lo hizo en la primera vuelta, cuando el mexicano Sergio Pérez (Force India) tocaba en la primera curva a su compañero de equipo, el francés Esteban Ocon, y le mandaba contra el muro, dejándole fuera de la prueba.

Relanzada la carrera, el británico comenzó a imprimir ritmo —a pesar de que rodaba diez segundos más lento que su pole para cuidar los hiperblandos— y conseguía distanciarse del piloto de la ‘Scuderia’. Ferrari echó entonces mano de la estrategia e hizo entrar en boxes en la vuelta 15 al alemán, que salió séptimo con ultrablandos justo por delante de Romain Grosjean.

La acción forzó la reacción de Mercedes, que mandó parar a Hamilton para vestir neumáticos blandos; el inglés regresó quinto a pista. Con las paradas de los demás pilotos, el vigente campeón recuperó la cabeza seguido de Verstappen, también con blandos. Poco a poco, el holandés iba abriendo hueco con respecto a Vettel.

Mientras, tanto Alonso como Sainz protagonizaban una tranquila carrera que les llevaba momentáneamente a ser séptimo y octavo respectivamente; sólo el sueco Marcus Ericcson, tras el paso por boxes de ambos, lograba interponerse entre el asturiano y el madrileño, que lograba pasarle en la vuelta 43.

El bicampeón del mundo, se quedó pronto en tierra de nadie después de que el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), a golpe de vuelta rápida —con la que desbancaba, curiosamente, la establecida vueltas antes por el español—, se escapaba a casi un minuto. Los más de 15 segundos de ventaja sobre Sainz también le permitían respirar.

Sin apuros y con ocho segundos de renta, Hamilton veía la bandera a cuadros para vencer por séptima vez este curso. Tras él, Verstappen y Vettel completaban el podio de la cita nocturna. El Mundial viaja ahora a Rusia, donde se celebrará la decimosexta prueba del 28 al 30 de septiembre.