Hamilton recupera el liderato en otro desastre para Alonso

El asturiano une al bajo rendimiento del McLaren en la clasificación un choque con Vettel al inicio para abandonar en la última vuelta • Sainz termina en un meritorio octavo puesto

21
Lewis Hamilton, gran dominador del fin de semana en Paul Ricard, celebra su victoria en el podio.
Lewis Hamilton, gran dominador del fin de semana en Paul Ricard, celebra su victoria en el podio. / EFE
Publicidad

El británico Lewis Hamilton (Mercedes) ganó el Gran Premio de Francia de Fórmula 1 para recuperar así el liderato del Mundial en detrimento del alemán Sebastian Vettel (Ferrari), quien terminó quinto mientras que los españoles Carlos Sainz (Renault) y Fernando Alonso (McLaren) concluyeron respectivamente en la octava y la decimosexta plazas.

Hamilton consiguió una victoria sin paliativos, por delante del neerlandés Max Verstappen (Red Bull) y del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), tras haber salido desde la ‘pole position’ y completar como líder las 53 vueltas al renovado circuito Paul Ricard, que albergó un Gran Premio de Francia 28 años después. De tal forma, el inglés se aprovechó de un accidente en los primeros instantes de la carrera entre su compañero de equipo, el también finés Valtteri Bottas, y el propio Vettel.

Mientras tanto, Carlos Sainz acabó en ese octavo lugar de una competición que se desarrolló plenamente en seco a pesar de las previsiones meteorológicas poco halagüeñas al cumplirse una hora de Gran Premio. Fernando Alonso, que el pasado 17 de junio había ganado las míticas 24 Horas de Le Mans con el equipo Toyota Gazoo Racing, rebajó su euforia en su regreso a la rutina de la F1.

En lo que era la mejor posición en una parrilla de salida para Sainz esta temporada, el asturiano representó con su McLaren la cara amarga al arrancar desde la octava línea, merced a sus malos resultados durante la Q1 en la jornada clasificatoria del sábado sobre el trazado de Le Castellet.

Este Gran Premio francés, que no se disputaba desde el año 2008, vivió bastantes sobresaltos nada más apagarse el semáforo. En una salida dantesca con Verstappen atacando de manera muy agresiva por fuera en el lado izquierdo, Bottas trazó bien la primera curva aunque con poco margen de espacio; ahí arrinconó involuntariamente a Vettel, que se pasó un poco de frenada y golpeó la parte trasera del Mercedes del finlandés.

Fue un simple incidente de carrera, nada sancionable; pero ese error del germano propició que ya fuera a remolque para el resto de vueltas al Paul Ricard. La provisional bandera amarilla dio paso al ‘safety car’ en esa vuelta inaugural y la carrera no se relanzó hasta la sexta vuelta. Sainz se colocó en tercer lugar entre tanto barullo, emparejado con el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull).

Remontada de Vettel

Por detrás, el francés Esteban Ocon (Force India) se quedó fuera de carrera tras recibir un golpe de su compatriota Pierre Gasly (Toro Rosso) a la altura del neumático derecho trasero. Los estragos causados por ese altercado hizo que Vettel entrase en ‘boxes’ para cambiar el morro de su monoplaza; Bottas destrozó la rueda posterior izquierda y también paró ante sus mecánicos.

Al relanzarse la prueba, pasaron todos en fila de a uno sin problemas y sin cambios. Alonso realizó casi de inmediato un trompo después de un lance con Vettel, y por ello tuvo que ir un tramo por fuera de la pista; pero la dirección de carrera ignoró lo sucedido y no sancionó al alemán, que empezó entonces su remontada.

Por delante, Hamilton seguía con un ritmo muy sólido y disfrutando de su ventaja. El mexicano Sergio Pérez (Force India) fue el tercer piloto en abandonar, en la vuelta 30, tras romper su motor; así que la atención se centró en la pelea entre quienes acompañarían al británico en el podio final y también en si Sainz aguantaría frente a las embestidas de coches más veloces.

El madrileño se vio beneficiado por la segunda parada de Bottas en ‘boxes’ en la vuelta 40, pues en esos momentos ocupaba la sexta posición y parecía que se mantendría ahí hasta la bandera a cuadros. Vettel también paró en su garaje por segunda vez justo una vuelta después, para poner neumáticos ultrablandos y apurar sus opciones de persecución.

Raikkonen adelantó con mucha solvencia a Ricciardo en la vuelta 47, poco antes de que a Sainz le empezara a fallar su motor. A tres vueltas de la conclusión, perdió potencia e hipotecó su buena actuación en Francia hasta ceder terreno; finalmente, se situó en la octava plaza tras el danés Kevin Magnussen (Haas) y Bottas.

Al mismo tiempo, el canadiense Lance Stroll (Williams) reventó el neumático izquierdo delantero; eso provocó un ‘safety car’ virtual y que el Gran Premio se cerrara sin más sustos. Hamilton se adjudicó la tercera victoria de esta temporada, la número 65 en toda su carrera en la F1.