Guardiola amarga el debut de Emery con el Arsenal

El Liverpool se convierte en el primer líder de la Premier con una goleada (4-0) al West Ham

27
Los jugadores del Manchester City celebran el gol de Sterling que adelantaba a los de Guardiola ante el Arsenal, en el primer gran partido de esta Premier.
Los jugadores del Manchester City celebran el gol de Sterling que adelantaba a los de Guardiola ante el Arsenal, en el primer gran partido de esta Premier. / EFE
Publicidad

El Manchester City superó con autoridad (0-2) al Arsenal en el Emirates, un primer choque de nivel para comenzar la defensa de la Premier y que los de Pep Guardiola manejaron con calidad, mientras que el Liverpool se convirtió en el primer líder con su goleada (4-0) sobre el West Ham United.

El vigente campeón venció a domicilio en el norte de Londres, donde ya no está Arsene Wenger y sí Unai Emery, con un trabajo pendiente que ya trae hecho el City. Guardiola sacó la máquina que creó el año pasado y que de primeras dejó claras sus intenciones, una superioridad palpable y una plantilla de recursos.

El campeón comenzó arrasando y Sterling se encargó de poner el 0-1 con un golazo. Los de Manchester, con Mahrez como novedad, bajaron de marcha y antes del descanso el Arsenal asomó con Aubameyang y Ramsey. Ocasiones aisladas que tuvo también el equipo de Emery en la reanudación, presionando algo más arriba pero también arriesgando.

Más estirado, el cuadro londinense dio facilidades a un City que perdonó con Agüero pero no con Bernardo Silva en otro golazo. Sacó el honor el Arsenal ante su afición y vio puerta incluso pero en fuera de juego, dos veces, ante un rival que parecía jugar a placer. Un campeón que sin duda venderá caro su trono.

Además, la primera jornada de la Premier dejó al Liverpool en lo alto de la tabla, por la goleada que le endosó al West Ham, en un Anfield encantado con su finalista de la Champions. Salah comenzó la temporada como terminó la anterior, marcando para el 1-0 al que siguió un doblete de Sadio Mané y un último tanto ya en los últimos minutos de Sturridge.