Froome tiene a su rival en casa

Thomas hace doblete y refuerza el liderato en el Alpe d’Huez • Landa aguanta con los mejores y Quintana vuelve a ceder tiempo

23
Geraint Thomas celebra el triunfo en la mítica cima del Alpe d’Huez.
Geraint Thomas celebra el triunfo en la mítica cima del Alpe d’Huez. / EFE
Publicidad

El británico Geraint Thomas (Team Sky) se impuso en la duodécima etapa del Tour de Francia, disputada entre Bourg-Saint-Maurice Les Arcs y Alpe d’Huez sobre 175,5 kilómetros, pese a trabajar para su teórico líder Chris Froome y reforzando su maillot amarillo, con Mikel Landa (Movistar) entre los mejores y su compañero Nairo Quintana cediendo casi un minuto.

Thomas llegó a perder terreno respecto a Froome, que atacó fuerte, pero el cansancio acumulado afectó a todos y finalmente los cinco que llegaron juntos arriba, con Tom Dumoulin (Sunweb), Romain Bardet (AG2R), Landa y los dos Sky, se la jugaron en un esprint donde el ‘expreso de Cardiff’ del ciclismo picó segundos además de la bonificación tras sumar su segunda etapa consecutiva.

Parecía que la etapa tenía nombre y apellidos; Tom Dumoulin. Visto que llegaban juntos, sin un ataque ‘made in Froome’ y con los explosivos Bardet y Nibali anulados, el galo por sus continuos cambios de ritmo previos y el italiano por su incidente —se fue al suelo a 4 kilómetros de meta—, el holandés era favorito.

Había neutralizado él solo a Froome, se había llevado a sus espaldas a un paciente y estratega Thomas y a Bardet, también protagonista pero fundido. Pero Dumoulin falló en el momento clave, cuando entró retrasado en la última curva de izquierdas, y Thomas se vio en cabeza y tiró, sin mirar a Froome, hasta meta.

En concreto, sin contar la bonificación de 10 segundos para Thomas, el galés le sacó 2 segundos en meta a Dumoulin (bonificó 6”), 3 segundos a Bardet (bonificó 4”) y 4 segundos a su compañero Froome, al que saca ahora 1:39 en la general. Mikel Landa entró quinto a meta a 7 segundos, por delante de Primoz Roglic (LottoNL-Jumbo) y Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida), que cedieron 13 segundos.

Más perdieron el danés Jakob Fuglsang (Astana), 42 segundos, y el colombiano del Movistar Nairo Quintana, que perdió 47 segundos respecto a Thomas y pasó otra mala jornada en la que, pese a un tímido intento de ataque, se quedó a las primeras de cambio en cuanto Froome y el equipo Sky, con un trabajo inconmensurable de su joven compatriota Egan Bernal, atacaron fuerte.

Kruijswijk, sin premio

La etapa dio el espectáculo que se esperaba, con Steven Kruijswijk (LottoNL-Jumbo) metiéndose en la fuga, junto a Alejandro Valverde (Movistar) entre otros ‘gallos’ casi al inicio de la etapa, y aguantando el pulso hasta 3,5 kilómetros de la meta, cuando el trabajo del Sky y los ataques de Froome dieron por finalizada su brava aventura.

Finalmente el holandés fue décimo y sigue en plena carrera, aunque esos 53 segundos perdidos que serían un gran tiempo le sepan peor por pensar que su duro trabajo, en solitario en los momentos clave, no tuvo el premio del podio en el Alpe d’Huez. Movió bien las fichas su equipo, pues Roglic estuvo entre los líderes y no se metió en el esprint final por poco, quizá afectado por la caída de Nibali.

Kruijswijk fue el gran protagonista de la etapa con una fuga, en la que también estuvo Valverde, neutralizada por el Sky a 3,5 kilómetros de meta

En esta ‘etapa reina’ en los Alpes, tres colosos como el Col de la Madeleine, el Col de la Croix de Fer y la subida final al histórico Alpe d’Huez dieron margen para todo. Como la del miércoles, esta jornada tuvo espectáculo y lucha en varios frentes, con una partida táctica casi de ajedrez que tuvo cierta relevancia en el resultado.

En la Madeleine (HC), con 25,3 kilómetros de ascenso al 6,2% de pendiente media, el maillot a topos de Julian Alaphilippe (Quick-Step Floors) salió a relucir con el ataque del galo para superar a Warren Barguil (Fortuneo) y Serge Pauwels (Dimension Data) e intentar reforzar su liderato en la montaña, si bien Barguil, en la Croix de Fer y con Alaphilippe ya en el pelotón, le ganó el pulso si bien el maillot no cambia de manos.

De cara a hoy, tras las tres etapas en los Alpes, el pelotón tendrá un descanso. Esta última jornada dejó los abandonos de Fernando Gaviria (Quick-Step Floors) o André Greipel (Lotto Soudal), que no estarán en Valence, meta de una decimotercera etapa de 169,5 kilómetros con inicio en Bourg d’Oisans. Una etapa llana predispuesta a la fuga o al esprint.

Compartir