Froome renace en el Zoncolan y Yates se hace más fuerte

El británico se repone de un accidentado inicio con victoria de etapa • La 'maglia rosa' pone más diferencia con Dumoulin

9
Chris Froome, tras un accidentado Giro, celebra su victoria en el Zoncolan.
Chris Froome, tras un accidentado Giro, celebra su victoria en el Zoncolan. / EFE
Publicidad

El británico Chris Froome ( Sky) consiguió ayer el triunfo en la decimocuarta etapa del Giro de Italia, disputada sobre 186 kilómetros entre la localidad de San Vito al Tagliamento y la cima del Monte Zoncolan, mientras que su compatriota Simon Yates (Mitchelton-Scott) cruzó la meta en segundo lugar para ampliar así su liderato en la general.

Con 6 segundos de ventaja sobre Yates en la cumbre final, Froome se adjudicó la victoria después de una etapa en cuyo perfil aparecían tres puertos de tercera categoría (Monte di Ragogna, Avaglio y Sella Valcalda), uno de segunda categoría (Passo Duron) y el citado Monte Zoncolan de primera categoría debido a su 11,9% de desnivel medio y con rampas de pendiente máxima al 22%.

Froome aprovechó un gran trabajo de su compañero Wout Poel s en un momento clave para él, dando ritmo de ‘molinillo’ a sus piernas y distanciándose en el liderato de etapa cuando faltaban 4,2 kilómetros hasta coronar el Zoncolan. Yates reaccionó a 3 kilómetros de la cumbre, cuando ya perdía 11 segundos respecto a un Froome dispuesto a rebajar diferencias de cronómetro en la general y colarse en el Top 10.

Y lo consiguió al coronar en solitario el severo Zoncolan, 6 segundos antes de un Yates que por su parte agrandó su dominio con la ‘maglia rosa’ enfundada. El líder de este 101º Giro le metió más segundos de diferencia al neerlandés Tom Dumoulin (Sunweb) y al italiano Domenico Pozzovivo (Bahrain-Merida), que ahora respectivamente son segundo (a 1:24) y tercero (a 1:37) de la general.

El Giro continuará hoy con la disputa de su decimoquinta etapa, entre el municipio de Tolmezzo y la localidad de Sappada, sobre 176 kilómetros para una jornada dolomítica en continuos altibajos y con solo un tramo de tranquilidad en la larga pendiente hacia Cortina d’Ampezzo.

Compartir