El centrocampista francés, Paul Pogba.
El centrocampista francés, Paul Pogba. / EFE
Publicidad

El centrocampista francés Paul Pogba admitió ayer que los jugadores de Francia tuvieron cierto exceso de confianza en la final de la Eurocopa de 2016, en la que cayó derrotada ante Portugal, pero asegura que en la final del domingo del Mundial de Rusia frente a Croacia “esto no volverá a ocurrir”.

“Creo que en la Eurocopa de 2016 pensamos que ya estaba hecho, la mentalidad no fue la misma como es ahora. No puedo mentir, cuando ganamos a Alemania en la semifinal, pensamos que ya era la final, que ya estaba hecho. Contra Portugal la sensación era que ya habíamos ganado antes de empezar el partido, y esto no volverá a ocurrir”, confesó el jugador del Manchester United.

El internacional, de 25 años, reconoció también las virtudes de sus rivales para el próximo domingo. “Croacia tuvo un partido muy difícil contra Inglaterra donde se encontró por detrás, pero mentalmente son fuertes. Hay dos equipos en la final, una copa y 90 minutos más, y no nos sentimos favoritos. Estamos igual que cuando comenzó el torneo, no tenemos dudas, jugamos juntos, ésa es nuestra fortaleza. Estamos persiguiendo algo y haremos todo lo posible para triunfar”, sentenció.

Las claves

A su juicio, Croacia “no es solo” el centrocampista del Real Madrid Luka Modric. “También tienen a Mario Mandzukic, Ivan Rakitic y a Ivan Perisic, incluso sus defensas son jugadores increíbles. No creo que haya un plan solo para Modric, el plan es ganar el partido. Por supuesto que los croatas quieren la estrella de campeones, tienen una muy buena trayectoria y quieren ganar. Pero yo tampoco tengo una estrella porque aunque haya una en mi camiseta (la obtenida en 1998) no fue mía”, concluyó.

Por su parte, el seleccionador croata, Zlatko Dalic, declaró que su equipo, clasificado para la final tras batir a Inglaterra en semifinales, es “un milagro”, destacando que han realizado “uno de los mayores logros deportivos” en el país balcánico y señaló a Ivan Perisic como una de las claves para poder ser “campeones del mundo”.

“Cuando miramos la infraestructura en casa, somos un milagro. Tenemos jugadores fantásticos, es uno de los mayores logros deportivos en Croacia. Hemos tenido excelentes resultados en otros deportes, pero cuando vemos la popularidad del fútbol en el mundo, es un éxito global. Estoy muy orgulloso de ser el entrenador que llevó a Croacia a la final. Todos vibramos con los resultados de 1998, era un país joven en ese momento, hoy es otra época, otro fútbol”, afirmó el técnico en rueda de prensa un día después de su histórica clasificación para la final.

El entrenador dejó claro que sus jugadores lo darán todo frente a los galos. “Hemos tomado el camino difícil, probablemente nos convertiremos en el primer equipo en jugar ocho partidos en la historia de la Copa del Mundo si sumamos los 90 minutos de tiempo extra”, destacó Dalic.

“Los jugadores han hecho un gran esfuerzo, pero parece que cuanto más difíciles son las circunstancias, mejor jugamos. No tendremos miedo el domingo, no puede haber excusas, es una final del Mundial. Encontraremos la energía y la motivación para hacer un buen partido”, indicó.

Además, el preparador señaló a Perisic como uno de sus jugadores clave para alcanzar el título. “Se convirtió en un jugador completamente diferente después de anotar”, dijo en relación a su partido de semifinales. “Si tenemos esta versión de él el domingo, seremos campeones del mundo”, explicó.

“Le estoy pidiendo que me ayude en defensa, por eso está muy cansado en este Mundial y es por eso que a veces carecía de frescura en el ataque. Necesitamos estos esfuerzos, tiene que ayudar a los laterales y lo hace a la perfección. Estoy seguro de que veremos lo mejor de Perisic en la final”, concluyó.

FuenteEUROPA PRESS
Compartir