El tenista francés Jo Wilfried Tsonga.
El tenista francés Jo Wilfried Tsonga. / E.P.
Publicidad

La Copa Davis iniciará hoy el final de una era con la disputa del título entre Francia y Croacia del 23 al 25 de noviembre, en el mismo Stade Pierre Mauroy de Lille donde los galos ganaron a España en las semifinales y el año pasado su décima Ensaladera de un torneo que cambia su tradicional formato desde la próxima temporada de la mano de Gerard Piqué. La entrada del futbolista y su empresa Kosmos en el mundo del tenis se tradujo en la alianza con la ITF para cambiar una Davis criticada por su formato y repelente de estrellas y su apretado calendario. Sin embargo, a la hora de cambiar un torneo con 118 años de historia no todo han sido alabanzas, en especial porque mantiene una fecha en noviembre que no seduce al jugador ya de vacaciones.

La última Ensaladera tal y como se la conocía, a base de cuatro eliminatorias durante el año, dará paso a 18 países —tras una clasificación en febrero— que jugarán del 18 al 24 de Noviembre de 2019 en la Caja Mágica de Madrid. Un futuro incierto por la competencia con la Laver Cup de Roger Federer en septiembre y la recientemente confirmada ATP Cup para el mes de enero.

Copa de maestros

En medio de esa disputa e incertidumbre, la Davis volverá a abrochar la temporada del tenis una semana después de la disputa de la Copa de Maestros, que el pasado domingo se quedó el alemán Alexander Zverev. Croacia busca a domicilio y en casa del campeón su segundo título, tras el logrado en 2005 ante Eslovaquia, con ligero favoritismo sobre su rival por el ranking de sus jugadores, las bajas del equipo de Yannick Noah y por las ganas de desquitarse del revés de hace dos años ante Argentina.

El último campeón francés en Roland Garros buscará su cuarto título de Copa Davis como capitán, en su último servicio antes de dar el relevo en el cargo a Amelie Mauresmo. Su química con el torneo volverá a decorar una final que el año pasado terminó en el mismo escenario de Lille con micrófono en mano liderando la interpretación de La Marsellesa como campeones.

Pero el capitán francés ha tenido que improvisar para configurar su equipo por bajas sensibles como las de Richard Gasquet, lesionado, o la no citación de otros buenos valores como Gael Monfils y Gilles Simon, o del propio Benoit Paire, que fue llamado para las semifinales ante España, donde arrolló a un ‘tocado’ Pablo Carreño.

Ahora, el reto de la segunda Ensaladera seguida en Francia, como hicieran en 1932, comenzará con sorpresa porque Noah no eligió a su número uno, Lucas Pouille, para jugar el viernes, pese a que ganó un punto clave ante Italia en cuartos.

Así, el sorteo le dio la responsabilidad a Jeremy Chardy, que tiene cinco triunfos en seis individuales en su historial, de abrir la eliminatoria ante el peligroso Borna Coric, doce del mundo, en un punto que puede marcar mucho, sobre todo viendo el segundo duelo del día.