Feliciano emula a Sampras y toca la gloria con 37 años

El toledano supera a Gilles Simon (6-2, 6-7, 7-6) para ganar por segunda vez en Queen’s tras acceder al cuadro como invitado • Completa el doblete junto a Andy Murray en dobles

47
Feliciano López celebra su victoria en la final individual del torneo de Queen’s. / EFE
Publicidad

Feliciano López logró el título en el torneo de Queen’s al derrotar al francés Gilles Simon por 6-2, 6-7 (4) y 7-6 (2) y se convirtió en el primer español en conquistar este trofeo en dos ocasiones.

El español afrontaba el torneo como invitado con recuerdos del pasado y melancolía del futuro. Ayer, el romanticismo del tenis le devolvió a la gloria.
Como ya hiciera el estadounidense Pete Sampras en 1999, Feliciano se llevó el trofeo partiendo como invitado, pero no al estilo del campeón de 14 Grandes, que lo hizo porque decidió apuntarse a última hora, sino porque el ranking le impedía entrar directamente.

López, de 37 años, ya ganó en estas pistas en 2017, cuando derrotó al croata Marin Cilic en la final, y a un paso se quedó de triunfar también en 2014, cuando cedió en una dramática final ante el búlgaro Grigor Dimitrov pese a tener un punto de torneo.

Feliciano llegaba a la final con el cartel de favorito, ya que manejaba un balance de cinco victorias y cuatro derrotas contra Simon, su rival. De esos cinco triunfos, todos llegaron sobre hierba e incluso uno de ellos en una final, la de Eastbourne 2013.

El saque y volea y la adaptación de Feliciano a la superficie verde le concedían una ventaja sobre un rival mucho más cómodo en el fondo de la pista y que ya en semifinales dejó intercambios de hasta 49 golpes.

Se ponían en la pista dos estilos contrapuestos y marcados además por el momento físico. Simon necesitó de cuatro partidos a tres sets y todos superiores a las dos horas para llegar a la final. Feliciano estaba involucrado en el dobles y el sábado disputó tres encuentros sin descanso y todos saldados con triunfo.

En la duda de quién estaría mejor, el toledano salió ganando. Atacó los débiles segundos servicios y le ganó en lo que sobresale el galo, quedándose con los intercambios y mostrando fortaleza al servicio.

Un arranque demoledor de 5-1 dejó el set sentenciado para un Feliciano que solo ha cedido once partidos en su carrera en hierba después de quedarse con el primer parcial. El francés pareció reaccionar cuando rompió por primera vez el saque de López en el arranque de la segunda manga, pero una rápida contestación del español devolvió la igualdad a la contienda.

Coqueteó Simon, que podía haber sido el primer francés en ganar el título en el club londinense, con forzar el set definitivo. Restó para ello en el décimo juego y empezó a ganar en consistencia. Los problemas en la espalda de las semifinales habían quedado atrás y el encuentro se encaminó a un desempate que pondría de manifiesto los nervios y experiencias de cada uno.

Para Simon significaría conseguir el título más importante de su carrera junto al de Hamburgo, también de categoría 500, en 2011. Para Feliciano, repetir un sueño y volver a abrazar la copa que recogió en 2017.

Al francés primero se le escapó un ‘passing’, no pudo responder a una derecha del español y luego recuperó la ventaja. 2-1. Feliciano se movió al territorio de Simon y le ganó el intercambio más tenso del encuentro. La respuesta del galo fue contundente. Saque directo y 3-2. Otro ‘ace’ del español permitió que se marchara al banco con 4-2, a tres pasos del trofeo. Le recortó el mini ‘break’ Simon con un revés a la línea. 4-3 y volea fallada por Feliciano para igualar el desempate.

Una dejada defectuosa del toledano puso a Simon por primera vez por delante. 4-5, Feliciano se encontró con la red primero y con un resto a los pies después y entregó el parcial.

Se sucedieron entonces las oportunidades perdidas, Feliciano salvó un 15-40 y luego desperdició un 0-40 y una cuarta bola de rotura, a la que seguirían otras dos más con 2-1 a su favor.

Las bolas de rotura se le escapaban y a cada juego al saque, el cansancio de ambos aumentaba a medida que la hierba de la pista central seguía desgastándose.

Tras varios saques agónicos, Feliciano llegó al duodécimo juego con la firmeza de poner contra las cuerdas al francés. Después de varios iguales, Feliciano dispuso de una bola de partido al resto que mandó a la red. Como ante Dimitrov en 2014, Feliciano paladeó la victoria, pero lejos de volverse a quedar sin digerirla, sacó adelante el desempate y se hizo con su segundo trofeo en Queen’s tras dos horas y 48 minutos de lucha.

Con el título, Feliciano no solo se embolsa casi medio millón de euros, si no también 500 puntos que le permiten escalar hasta el puesto 53 del mundo, 60 posiciones por encima de donde comenzó la semana. Un botín que, a buen seguro, le permitirá seguir compitiendo la temporada que viene.

Victoria en dobles

La alegría para Feliciano fue completa después de imponerse también en el torneo de dobles junto al británico Andy Murray.

La pareja derrotó en la final al estadounidense Rajeev Ram y al británico Joe Salisbury por 7-6 (7), 5-7 y 10-5 después de remontar en el desempate del primer set un 5-1 y salvar dos bolas de set en el mismo parcial.

Pese al cansancio acumulado de Feliciano, que estuvo en pista casi tres horas en la final individual, la pareja pudo completar la semana perfecta y se hizo con el título en el retorno de Murray a la competición.

El escocés no competía desde el pasado enero, en el Abierto de Australia, y la semana que viene volverá a probarse, antes de Wimbledon, en Eastbourne, junto al brasileño Marcelo Melo.