Ewan remata en Nimes su segunda gran faena, Alaphilippe aguanta

El ciclista australiano se impone en el sprint en una jornada marcada por el calor y las caídas

8
El ciclista australiano Caleb Ewan festeja su segunda victoria en la presente edición del Tour en la meta de Nimes. / efe
Publicidad

En una etapa marcada por el calor, superior a los 37 grados, y por la retirada del danés Jakob Fuglsang, el australiano Caleb Ewan (Lotto Soudal) remató en la romana y taurina Nimes una faena de lujo que le dio el doblete en la presente edición, el primero en repetir visita al podio como vencedor de etapa.

Un triunfo atómico del ‘Cohete de Bolsillo’, de 25 años, explosivo en un esprint muy disputado en el que ganó la partida al italiano Elia Viviani y al holandés Dylan Groenewegen, con Sagan en cuarta posición. Una victoria, como la primera en Toulouse, lograda tras la jornada de descanso en Albi. Desenlace previsto en el que marcó un tiempo de 3h.57.08, a una media de 44.78 kms/hora.

Un día de los llamados de transición, pero de los que castigan el cuerpo, donde los favoritos tratan de salvar el pellejo sin incidentes. No lo lograron todos. Una caída a 27 kilómetros de meta mandó a casa al Fuglsang, otro accidente golpeó a Geraint Thomas, con susto pero sin consecuencias y una postrera afectó a Nairo Quintana. que llegó descolgado del pelotón.

El horno en el que se convirtió ‘La Vuelta a Nimes’ de la decimosexta etapa con recorrido de 177 kilómetros, castigó los cuerpos a un pelotón que marcha hacia los Alpes con todo por resolver. Alaphilippe se aferra de momento al maillot amarillo, guardando fuerzas para la montaña. Geraint Thomas le tiene a 1.35 minutos, el holandés Kruijswijk a 1.42, el francés e ídolo nacional Pinot a 1.50, y el colombiano Egan Bernal cierra el ‘top five’ a 2.02.

Mikel Landa sigue séptimo y primer español a 4.54. En un vídeo difundido por Movistar, el ciclista alavés aparecía como “masajista” de Nairo Quintana. Buen “rollito” en el bus del equipo español, aunque a veces haya habido “sus más y sus menos”, sobre todo en carretera.

Caídas

La canícula obligó a tomar precauciones extras. Más de 37 grados junto al anfiteatro romano de Nimes, donde se derretía hasta la escultura de Nimeño II, aquel torero ídolo local que se quitó en el 91 vida tras sufrir una cogida muy grave en Arlés, dos años antes.

En marcha tranquila y escapada a tiro, Geraint Thomas se fue al suelo en una curva a derechas. El ganador del Tour 2018 cambió la bicicleta, pasó por la “consulta” del médico y volvió al pelotón. Jakob Fuglsang aterrizó a 26 de meta y se dañó la muñeca, Directo a la ambulancia. El ganador de la Lieja-Bastoña y del Dauphiné, que llegó como uno de los favoritos, era noveno en la general, puesto que deja al colombiano Rigoberto Urán.

El pelotón ya iba lanzado dirigido por los hombres del Jumbo Visma, aspirantes con Groenewegen, pero el Deceuninck también quería el botín de Nimes para Viviani. Mientras se colocaban las piezas para el esprint, otra caída le pilló a Nairo Quinta. El colombiano pudo pie a tierra y llegó descolgado a 1 minuto del ganador.

Los “guepardos” se citaron en Nimes. Sacó el estoque el Deceuninck con el argentino Richeze de lanzador, se adelantó Viviani, pero el más ‘torero’ fue Ewan, potente en sus pedaladas victoriosas. El de Sydney firmó el doblete y la octava de la temporada.