Los jugadores de la selección española de fútbol sala celebran el pase a la semifinal del Campeonato de Europa.
Los jugadores de la selección española de fútbol sala celebran el pase a la semifinal del Campeonato de Europa. / efe
Publicidad

La selección española de fútbol sala buscará hoy (21.00 horas/DMax) dar el penúltimo paso para defender su condición de campeona de Europa en una semifinal complicada y compleja ante Kazajistán, un rival cuyo estilo y crecimiento obliga a no tener excesivos despistes.

Los de José Venancio López no fallaron a su habitual cita con las semifinales continentales tras batir a una correosa Ucrania por un solitario 1-0 y ahora tratará de aumentar su buen porcentaje en esta penúltima ronda del torneo, donde únicamente el combinado nacional ha caído en dos ocasiones de diez disputadas: en el año 2003 ante Italia y en 2014 ante Rusia.

Para ello, deberá seguir elevando su nivel, sobre todo el ofensivo, para afrontar el gran examen que va a suponer una Kazajistán que ya se ha instalado definitivamente en el panorama de este deporte y que está por segunda edición consecutiva entre los mejores tras ser tercera en el año 2016.

En su recuerdo sigue la semifinal de hace dos años en Belgrado ante los españoles, que se impusieron por 5-3, en un partido marcado por la ausencia por sanción de una de sus piezas más importantes como es el guardameta Higuita, hombre clave en el engranaje del equipo que dirigirá por última vez en este torneo Cacau. El entrenador brasileño no duda en usar de forma continua la táctica del ‘portero-jugador’ y el guardameta es muy peligroso por su buen toque e incluso disparo.

Sin embargo, el arquero sí estaba la última vez que se vieron las caras estas dos selecciones, en los octavos de final del Mundial de Colombia de meses después, y España logró desactivar este arma para imponerse también con cierta claridad (5-2).
Kazajistán ha continuado mostrando su crecimiento avalado principalmente por la calidad y competitividad que le dan los nacionalizados. Además de Higuita, Douglas Junior y Taynan, que llegó a última hora después de haberse quedado fuera por problemas de visado, pero ‘repescado’ por la lesión de Leo, rodean a buen grupo de nacionales, acostumbrados ya a competir con lo mejor de Europa.

El equipo kazajo está firmando un torneo muy sólido y ya fue capaz de frenar en la fase de grupos a la otra gran favorita al título, Rusia, con la que empató a uno.