Un error de Toyota deja sin victoria a Alonso en Shanghái

La escudería admite el fallo de estrategia después de favorecer a su otro coche, segundo del Mundial, sobre el pilotado por el asturiano, líder, cuando éste encabezaba la carrera

53
Los miembros del coche 7 de Toyota (dcha) celebran la victoria en Shanghái por delante del coche 8 (izq), con Alonso.
Los miembros del coche 7 de Toyota (dcha) celebran la victoria en Shanghái por delante del coche 8 (izq), con Alonso. / EFE
Publicidad

El Toyota número 8 pilotado por el asturiano Fernando Alonso, el suizo Sebastien Buemi y el japonés Kazuki Nakajima terminó en segunda posición en las 6 Horas de Shanghái, quinta prueba del Mundial de Resistencia (WEC), después de que la marca japonesa realizase una estrategia en boxes que favoreció a su otro coche, la unidad 7 del japonés Kamui Kobayashi, el británico Mike Conway y el argentino José María ‘Pechito’ López, que se llevó la victoria.

En una carrera marcada por la constante lluvia, que hizo aparecer en dos ocasiones la bandera roja en pista, los dos Toyota consiguieron pronto hacerse con una cómoda ventaja sobre los demás competidores que permitiría que ambos se disputasen el triunfo en el trazado chino.

Buemi puso pronto al frente al Toyota número 8, que salía segundo por detrás del otro monoplaza del equipo nipón; las dos neutralizaciones recortaron su renta frente a su principal adversario, pero la salida del asturiano a pista volvió a consolidar al TS050 Hybrid como líder de la prueba.

De hecho, el bicampeón mundial de Fórmula 1 sorprendió a todos con un espectacular doble adelantamiento en pista bajo la lluvia, pero todo quedó emborronado con una extraña estrategia de Toyota. El incendio del ByKolles Racing del francés Tom Dillmann provocó que el coche de seguridad apareciese, y la marca japonesa, en lugar de aprovechar para llamar a boxes a su coche mejor posicionado, el Toyota 8, mandó entrar a la unidad 7.

Esto provocó que Alonso, que gozaba de casi un minuto de ventaja sobre su coche ‘hermano’, pasase a tener una desventaja de 20 segundos. Nakajima, que se encargó de pilotar en el tramo final, redujo la distancia, pero tras la aparición de un nuevo ‘safety car’ Toyota ordenó que nadie atacara en las últimas tres vueltas.

Falta de combustible

“Fue un error y pedimos disculpas a Alonso, Buemi y Nakajima, pero en el momento de tomar la decisión era la correcta, ya que teníamos que proteger la victoria para uno de los Toyota. Si hubiera parado Alonso primero, tal vez no hubiera ganado un Toyota”, señaló el director del Toyota Gazoo Racing, Rob Leupen, tras la carrera. “Como equipo, pedimos perdón por ello, pero necesitábamos mantener un Toyota al frente”, añadió.

El responsable del equipo explicó que esta decisión se debió a que el coche que pilotaban Kamui Kobayashi, Mike Conway y ‘Pechito’ López tenía menos combustible, y que en caso de que ocurriese algo de ahí al final podría darse la circunstancia de que no ganase ninguno de sus monoplazas. “Al final fue una situación muy triste. Normalmente, en este tipo de situaciones buscas no tomar riesgos”, manifestó.

“El coche número 8 estaba por delante y el coche 7 necesitaba parar antes porque tenía menos combustible. Hizo la parada y obtuvo un beneficio en comparación con el coche número 8. Viendo después de eso, hemos cometido un error, pero en el momento tomamos la decisión que creímos correcta, porque si lo hacemos parar y hay bandera roja, podría no haber ganado un Toyota”, añadió.

Además, Leupen confesó que entiende que Alonso y sus compañeros no estén “contentos”, sobre todo porque pilotaron el coche “más rápido”. “Nos protegimos e hicimos que entrara primero el coche número 7. Fue una decisión triste, pero como equipo teníamos que tomar los mínimos riesgos posibles”, finalizó.

Pese a todo, el Toyota 8 sigue al frente del Mundial a falta de tres pruebas: las 1000 Millas de Sebring, las 6 Horas de Spa-Francorchamps y las 24 Horas de Le Mans.