El VAR se atribuye más de un 90% de acierto en su primer año

El comité de arbitraje eleva al 96,92% el acierto en penaltis, al 98,32% en tarjetas amarillas y al 94,61% en fueras de juego • Las protestas al árbitro y las simulaciones han descendido

15
Revisar una jugada en el monitor del VAR conlleva, de media, más de dos minutos de juego parado. / E.P.
Publicidad

El VAR elevó a un 96,92% el acierto y dejó en un porcentaje del 1,68 el error en las decisiones sobre penaltis de la temporada que acaba de terminar, en la que corrigió 44 errores y dejó sin subsanar 25, según el análisis del Comité Técnico de Árbitros (CTA).

El presidente del organismo, Carlos Velasco Carballo, y el director del VAR, Carlos Clos Gómez, expusieron los datos estadísticos de la temporada 2018-2019, en la que el uso por primera vez del VAR permitió también un 98,32% de acierto en las tarjetas amarillas (1,68% de error) y un 94,61% (5,39% de error) de atino en la señalización del fuera de juego.

El porcentaje de goles con intervención del VAR fue de un 9,5% y en total se chequearon 4.293 incidentes, con una media de 12 por partido. Los árbitros hicieron 66 revisiones en la pantalla del campo y 55 decisiones se tomaron por hechos factuales, con un tiempo medio de intervención fue 83 segundos y de 129 segundos cuando hubo revisión en la pantalla.

Las protestas y las simulaciones también bajaron según el CTA, cuyo presidente, Carlos Velasco, aseguró que el VAR forma parte del arbitraje, pero no es todo el arbitraje, y que los colegiados españoles “se han adaptado de forma extraordinaria”.

“Parece que llevamos toda la vida con VAR. Estamos satisfechos. Los errores han sido porque el VAR no ha entendido que era un error claro y manifiesto. El mundo cree en el VAR porque piensa que la decisión que se va a tomar es la correcta, pero hay países donde el 25% de las veces en que ha intervenido no lo era. Cuando lo hace en España en el 93% de las ocasiones era claramente correcta”, señaló.

Error claro

El presidente habló de aspectos a mejorar e hizo autocrítica tras indicar que la filosofía del Comité “es no entrar en jugadas grises”. “Hemos insistido hasta la saciedad en que pusieran la línea de intervención muy alta para no caer en intervenir mucho. Preferíamos ir a limpiar los errores donde no hubiera discusión en lugar de crear un debate nacional”, dijo.

Velasco, que hoy cumple un año en el cargo, admitió que hubo un “momento clave” en la temporada, durante una de las quince reuniones con todos los árbitros, en las que el comité mostró “una una serie de jugadas muy seleccionadas, una detrás de otra”.

“Después de esa reunión tenemos la impresión de haber transmitido que una cosa es un error claro y manifiesto y otra cosa es que se nos escape algo que todo el mundo lo entiende así. Detectamos que se nos habían ido unas cuantas y hemos ido afinando el disparo, pero el año que viene tendremos mucho debate, es arbitraje puro”, indicó.

Pese a elogiar la buena adaptación en general del fútbol español al VAR, Velasco Carballo reconoció haber recibido llamadas de clubes para quejarse, aunque en el Comité lo que “molesta es que haya falta de respeto y una crítica basada en una intencionalidad”.

“Las llamadas que hemos tenido han sido muy respetuosas, mínimamente críticas y ha sido un diálogo natural, una conversación amistosa en el 99,9% de los casos. El ruido ha existido siempre, ya os puedo anticipar que el año que viene en octubre o noviembre puede que haya una marejada, este año la hemos salvado, la siguiente, ya os lo anticipo, será en febrero. En marzo o abril ya son casos puntuales. Ojalá acabemos como este año, estamos acostumbrados”, añadió Velasco Carballo.

También se refirió a que en el seguimiento de las actuaciones arbitrales se han añadido dos evaluaciones nuevas, una de la comisión técnica, con un informe para cada árbitro, y el autoanálisis del propio colegiado, junto al informe del delegado de partido, que califica varios aspectos.

“El autoanálisis es fundamental. La mejor progresión es la que sale de uno mismo. Entre detalles a mejorar está la prevención, intentar prevenir más que las cosas sucedan, la evaluación de acciones de juego brusco grave, seguir trabajando en unificación de criterios, en la consistencias en la línea de intervención y en reducir el tiempo empleado”, enumeró.

Arbitraje de prestigio

El responsable del CTA destacó también que el arbitraje español es el que tiene una mayor presencia internacional, ya que sin contar las fases previas de los torneos ha tenido 34, frente a 33 de Italia, 32 de Alemania y 23 de Inglaterra, con 8 en las fases decisivas de la Liga de Campeones (5) y la Liga Europa (3).

“España es el país de Europa con más árbitros de alto nivel de UEFA y es algo para sentirse orgulloso. El arbitraje femenino es uno de nuestros objetivos clave. Falta que las 5 internacionales y 7 asistentes que tenemos estén en posiciones más adelantadas”, reconoció.