Los jugadores blancos durante la preparación del encuentro ante el Huesca.
Los jugadores blancos durante la preparación del encuentro ante el Huesca. / EFE
Publicidad

El Real Madrid afronta la visita al necesitado colista de LaLiga Santander, la SD Huesca, teórica presa fácil que espera lograr una buena comunión con su afición y la falta aún de fiabilidad del conjunto madridista para arañar algo positivo en su intento de salir de la zona baja de la clasificación.

El Alcoraz presentará sus mejores galas para esta histórica visita del campeón de Europa, cuatro horas antes de que el mundo gire la mirada hacia el estadio merengue, un Santiago Bernabéu que acogerá la decisión final de la Copa Libertadores. En un escenario y pensamiento diferente, el público oscense intentará poner su granito de arena para ayudar a los suyos.

Los números de esta primera temporada del Huesca en Primera como locales no le conceden la etiqueta de enemigo temible para el Real Madrid. Ni con Leo Franco ni ahora con Francisco, el recién ascendido ha podido brillar ante su afición, deseosa de ver el primer triunfo en su remozado estadio.

Los madridistas llegarán a este partido después de reponerse con tres victorias al revolcón en Ipurua. Un partido al que se puede agarrar el Huesca para optar a la sorpresa, sobre todo a lo que en intensidad se refiere para incomodar a los de Solari que, sin brillar en el aspecto defensivo, sólo han recibido un gol en sus últimos tres partidos. La diferencia ofensiva entre ambos es amplia, por lo que los locales deberán ser precisos si logran alguna concesión para aumentar sus opciones pese a que los visitantes sigan también con problemas con el gol.

Solari parece que no retocará en exceso el once con el que dejó buenos primeros 45 minutos el pasado sábado ante el Valencia. Toni Kroos no se entrenó con el grupo y sigue siendo baja por sus problemas de rodilla, al igual que Casemiro, por lo que el centro del campo seguirá siendo una oportunidad para Marcos Llorente y Dani Ceballos junto a Luka Modric. Isco brilló el jueves en Copa ante el Melilla, pero parece complicado que el técnico argentino le conceda al instante la titularidad.

Valientes

Ante el Melilla también quiso ser protagonista Marco Asensio, pero también parece tenerle ganada de momento la partida Lucas Vázquez para formar el frente ofensivo junto al galés Gareth Bale, aunque este sigue negado con la portería contraria en el torneo doméstico, y el francés Karim Benzema, prácticamente indiscutible. Atrás, Solari sigue sin lateral izquierdo con la ausencia final en la convocatoria de Marcelo.

Por su parte, la SD Huesca tiene que decidir si opta por un planteamiento valiente o si prefiere refugiarse y dejar que todo el peso del partido recaiga sobre el actual campeón de Europa. Sin sumar una victoria desde el primer partido liguero ante el Eibar, la situación ya es delicada para un equipo que tiene ya algo lejos la zona de salvación y que viene tras dejarse llevar en la Copa del Rey ante el Athletic Club.

Sin embargo, pese a los mensajes de la previa, el último choque poco ‘importaba’ a su técnico, centrado en encontrar la forma de hacer daño al Real Madrid, sobre todo a nivel ofensivo después de tres partidos seguidos sin ver puerta.