El jugador argentino del FC Barcelona Leo Messi, durante el entrenamiento del equipo.
El jugador argentino del FC Barcelona Leo Messi, durante el entrenamiento del equipo. / efe
Publicidad

El Sevilla FC recibe al FC Barcelona hoy en el Ramón Sánchez-Pizjuán —16.15 horas/beIN LaLiga—, en la jornada 25 de LaLiga Santander, en plena crisis de resultados en la competición y con una afición que, a sabiendas de la dificultad que tiene recibir al líder, exigirá una mejora.

No es nada que el Sevilla no sepa hacer, ya que en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey venció al FC Barcelona en casa por un 2-0 que ahora sería todo un bálsamo. Aunque ese cruce terminó con un 6-1 en la vuelta a favor de los blaugranas, que remontaron con creces.

Lo cierto es que este duelo, que puede ser el más atractivo de la jornada, no llega en el mejor momento para nadie. El Sevilla sólo ha ganado uno de sus últimos ocho partidos en LaLiga, aunque las dos victorias ante la Lazio en la Liga Europa, para meterse en sus octavos, calman ese dolor.

Algunos en Nervión empiezan a pedir la cabeza de un Pablo Machín que se muestra tranquilo, seguro y respaldado. Perder ante el líder tampoco debería desencadenar en problemas mayores, y en cambio ganar podría hacer que su tren recuperara pasajeros, aquellos que lo loaron y ahora piden su cese.

Con Jesús Navas disponible, y con el regreso de Banega y Wöber tras sanción europea, el Sevilla podría recuperar su mejor esencia aunque quien sí sale damnificado del duelo contra la Lazio es Sergio Escudero, baja por unos problemas musculares. Bryan, por decisión técnica, se une a las bajas de Nolito o Gonalons.

En el Barça tampoco están para lanzar cohetes. El liderato sigue afianzado, más con la derrota del Real Madrid ante el Girona. Pero tras este duelo clave al Barça le llegará el doble Clásico, primero con remontada obligada en la Copa del Rey y luego en LaLiga, y ambos en el Santiago Bernabéu.

Y, además de no poder pasar del empate sin goles inicial ante el Olympique de Lyon en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, el martes, los blaugranas empataron ante Valencia y Athletic y ganado por la mínima al Valladolid, en casa, en las últimas jornadas de la competición.