Los jugadores del Real Madrid realizan varios ejercicios durante el entrenamiento en la ciudad deportiva de Valdebebas.
Los jugadores del Real Madrid realizan varios ejercicios durante el entrenamiento en la ciudad deportiva de Valdebebas. / efe
Publicidad

El Real Madrid busca hoy en el Santiago Bernabéu (18.30 horas) reconducir su camino en 2019 después del tropiezo ante el Villarreal y recortar puntos a los equipo en cabeza de LaLiga Santander, en una decimoctava jornada en la se enfrenta a una Real Sociedad que ha vuelto a ponerse en manos de Imanol Alguacil.

El empate en el partido aplazado del jueves en el Estadio de la Cerámica (2-2), refrendado con un tanto de Santi Cazorla para culminar su doblete en el minuto 82, no ha hecho sino confirmar que los de Santiago Solari mantienen la irregularidad exhibida durante el pasado 2018 en el comienzo de año.

Así, el conjunto blanco se sitúa cuarto con 30 puntos, a siete del líder FC Barcelona —que visita al Getafe—, y con cuatro menos que el Atlético de Madrid y dos que el Sevilla, que precisamente se enfrentan entre ellos en la jornada de hoy. Por ello, no fallar en el Bernabéu se antoja imprescindible.

“Es difícil para cualquiera sacar los puntos. Y tampoco hay que subestimar los empates. Tenemos que seguir recortando, dando cada batalla para ganarla”, señaló Solari en rueda de prensa. “Lo más importante es que logremos sostener el nivel de energía en cada uno de los partidos”, añadió ante los medios.

Y es que el mes de enero, además, se presenta exigente con partidos cada tres días. Los madridistas tendrán, además de la eliminatoria de Copa del Rey ante el Leganés —a la que podría añadirse otra si pasan de ronda—, una visita al Benito Villamarín y otra al RCDE Stadium, con el partido ante el Sevilla en el coliseo blanco en medio.

Además de las bajas con las que ya contaba de Marco Asensio, Mariano Díaz y Marcos Llorente, Solari deberá lidiar con la de Gareth Bale, que el jueves tuvo que retirarse en el partido en tierras castellonenses. Su lugar en el once lo ocupará el cuestionado Isco Alarcón, que ya salió por el galés en el descanso del choque en Villarreal.

Mientras, el resto del equipo se mantendrá inalterable, con Thibaut Courtois en portería, el goleador en la Cerámica Raphaël Varane y Sergio Ramos como pareja de centrales y Dani Carvajal y Marcelo en los laterales. El brasileño, sin embargo, ha sido uno de los centros de las críticas por su mal partido ante el ‘submarino amarillo’.

En la sala de máquinas, una vez más, formarán Casemiro, Toni Kroos y Luka Modric, mientras que Karim Benzema, autor del primer tanto blanco el jueves, y Lucas Vázquez completarían la tripleta ofensiva junto a Isco.

Vuelta de alguacil

Mientras, la Real Sociedad inicia una nueva etapa con Imanol Alguacil al frente, después de que la directiva decidiese prescindir de Asier Garitano el día después de Navidad por los malos resultados. El técnico de Orio ha vuelto a hacerse con los mandos de la nave donostiarra como ya hiciera desde marzo a mayo del año pasado tras la destitución de Eusebio Sacristán.

Por delante, el preparador ‘txuri-urdin’ tiene el reto de levantar a un equipo que acumula una racha de cuatro derrotas consecutivas, la última de ellas en el derbi ante el Deportivo Alavés (0-1) en Anoeta, y en la que sólo ha conseguido anotar un tanto.

Todo ello ha llevado al equipo vasco (19) a manejar sólo tres puntos de renta con los puestos de descenso, que marca el también necesitado Athletic Club. El escenario y el rival no parecen a priori propicios para revertir la situación, pero el cuadro guipuzcoano cuenta con el precedente reciente de su asalto al feudo blanco de agosto de 2014 (4-2), con doblete de David Zurutuza y goles de Iñigo Martínez y Carlos Vela.

Sandro Ramírez, Merquelanz, David Concha, Kevin Rodrigues y Gorosabel, además de Miguel Ángel Moyá, cuyas molestias en la rodilla harán que Rulli forme bajo palos, se perderán la cita, lo mismo que Theo Hernández, víctima de la ‘cláusula del miedo’ por su condición de cedido por el Real Madrid.