Sergio Ramos (i) y Toni Kroos durante el entrenamiento en Valdebebas.
Sergio Ramos (i) y Toni Kroos durante el entrenamiento en Valdebebas. / EFE
Publicidad

El Real Madrid se enfrenta al Girona con el objetivo de seguir apretando al FC Barcelona en el liderato de LaLiga Santander en un partido que llega tras la última buena semana de los merengues, que parecen haber encontrado su estilo y sello de juego con Solari en el banquillo.

El actual campeón de Europa se entona últimamente cuando se acerca el final de temporada. Todavía quedan tres meses para llegar al momento definitivo, pero el Real Madrid dispara sus prestaciones cuando huele la sangre del rival. De momento, el Barça queda lejos, pero los blancos no quieren dar más concesiones tras los dos recientes pinchazos de los culés.

Para ello deberá vencer a un Girona que afronta la cita en un mal momento, algo que tratará de aprovechar el Real Madrid ante su público. “Tendrán que madrugar porque no es un horario habitual. Espero que vengan a apoyarnos”, dijo Solari en la previa. “Nos centramos en este partido, ahí ponemos el foco”, añadió el argentino para no hablar de las polémicas de Bale y Ramos surgidas en los últimos siete días.

El entrenador argentino no podrá contar este domingo con Luka Modric, sancionado por acumulación de tarjetas, ni tampoco con Raphael Varane, quien ya se perdió el envite de Ámsterdam por un proceso gripal y todavía está convaleciente. Sí parece que será de la partida su compatriota Karim Benzema, que terminó tocado el choque de ‘Champions’ frente al Ajax, pero no le impedirá seguir con su buena temporada.

En apuros

El resto del once introducirá diversos cambios, entre ellos la presencia de Marcelo por el joven Reguilón. Solari pretende recuperar a su lateral internacional y este partido parece un buen momento para ir ganando en confianza. Además, Lucas Vázquez también recuperaría su sitio en lugar de Bale. Tampoco estará Isco, que continúa con sus molestias desde hace dos semanas.

El Real Madrid suma siete victorias y un empate en los últimos ocho compromisos. Cifras que hablan de la consolidación de Solari y su estilo, y de la autoridad de los merengues cuando llegan los cruces de la ‘Champions’. Enfrente tendrán este domingo a un rival muy herido que no gana en Liga desde el 25 de noviembre.

El equipo dirigido por Eusebio Sacristán, una de las revelaciones al principio de temporada, atraviesa su momento más complicado del curso. Pese a hacer historia en la Copa del Rey con su mejor clasificación donde fueron eliminados por el Madrid, precisamente, el equipo catalán parece haber pagado muy caro el esfuerzo.

Desde entonces, sólo cuatro empates en Liga, uno de ellos frente al Atlético, pero se concibe como un escaso aval para seguir en la máxima categoría del fútbol español. De momento, su buen comienzo le mantiene fuera de la zona de descenso, pero solo con un punto de renta sobre el Rayo, que marca los puestos comprometidos.

El Girona ha jugado en su historia en cinco ocasiones con el Real Madrid y ha logrado una victoria, la de la temporada pasada en Liga (2-1). Los otros cuatro enfrentamientos, tres de ellos en la presente campaña, han sido favorables para el club blanco.

Además, el cuadro de Eusebio no podrá contar con los lesionados Patrick Roberts, Johan Mojica, Seydou Doumbia y Borja García, así como Marc Muniesa será duda hasta el último momento. Así, apostarán por su seriedad en la medular y el picante de los metros finales que siempre añade Crhistian Stuani.