El Real Madrid no puede permitirse más desaciertos ante el Valencia

Los de Solari buscan dar continuidad a su victoria en Roma y olvidar la derrota de Ipurua

18
Entrenamiento del Real Madrid
Sergio Ramos y Marco Asensio durante el entrenamiento. / efe
Publicidad

El Real Madrid afronta hoy en el Santiago Bernabéu (20.45 horas) un importante partido para sus aspiraciones en LaLiga Santander ante el Valencia, rival que destaca por su buen entramado defensivo y que también necesita puntos para sus objetivos.

El conjunto madridista volverá ante su afición después de jugar cuatro encuentros consecutivos a domicilio y habiendo calmado un tanto los ánimos tras su duro revés en Ipurua con una victoria sin excesivo brillo en el Olímpico de Roma en la Liga de Campeones. El objetivo, tras el golpe ante el Eibar, será el de no ceder puntos ante una afición expectante de ver a los suyos rendir a buen nivel ante un rival que no va a dar facilidades apoyado en su gran entramado defensivo.

La clara derrota ante el conjunto ‘armero’ (3-0) dañó la imagen del campeón de Europa, pero en términos clasificatorios no le dejó demasiado alejado del liderato del Sevilla, que tiene a seis puntos, ni del FC Barcelona y Atlético de Madrid, a cinco y cuatro puntos respectivamente, aunque podría haber aprovechado mejor el empate entre ambos en el Wanda Metropolitano.

Sin embargo, ese primer tropiezo de la ‘era Solari’ vuelve a reducir el margen de fallo de un Real Madrid, obligado a sumar los nueve puntos ligueros que le restan hasta despedir el año para no quedarse mal situado en una clasificación en la que su siguiente oponente, el Valencia, tampoco está donde se preveía, aunque llega reforzado tras encadenar dos victorias seguidas que le acercan a la zona noble.

El partido ante el conjunto ‘che’, visitante incómodo en los últimos años, está marcado, aparte de por la noticia de que el Bernabéu acogerá el River-Boca de la Copa Libertadores, por la suplencia de Isco Alarcón, enviado de forma sorpresiva a la grada en Roma en lo que, según las informaciones, sería producto un desencuentro con Solari.

El malagueño fue uno de los damnificados tras la llegada del argentino y no ha encontrado acomodo en los planes del técnico por lo que parece complicado que pase de espectador al once inicial para un duelo de máxima exigencia.

El entrenador rosarino no tiene previsto hacer muchos cambios respecto a su once en el Olímpico, donde el equipo merengue no mejoró demasiado futbolística ni, sobre todo, defensivamente, donde volvió a cometer errores graves, que no fueron aprovechados por la Roma.

En el medio es donde más dudas puede tener. Casemiro sigue de baja y en la capital italiana Solari optó por su relevo más natural, Marcos Llorente, en lugar de Dani Ceballos, el elegido en Balaídos e Ipurua. El canterano cuajó un buen partido y se perfila de nuevo como titular junto a Kroos y Modric, mientras que el hecho de jugar en el Bernabéu podría hacer que volviesen un tridente ofensivo.

Gareth Bale, que volvió a marcar, y Karim Benzema parecen inamovibles en el esquema y, con Isco fuera, Marco Asensio, autor de los dos goles el año pasado en la visita del Valencia, pugna por volver a la titularidad con un Lucas Vázquez que ofrece otro tipo de juego y que marcó también en la Ciudad Eterna.

Lo que está claro es que el campeón de Europa, además de afianzarse defensivamente, necesitará mucha frescura ofensiva para desarbolar a un conjunto ‘che’ que aunque no está rayando al mismo nivel que a estas alturas de la pasada temporada marchaba segundo tras el FC Barcelona, invicto y con 31 puntos, 14 más que en la actualidad.

El principal problema de los de Marcelino García fue la ausencia de triunfos ya que únicamente perdieron dos encuentros, tres menos que los madridistas, pero están lastrados por sus ocho empates.