El Real Madrid busca el perdón de los suyos ante el Rayo

Los de Solari andan necesitados de lavar la cara después de la sonora derrota ante el CSKA de Moscú • El Vallecano visita un estadio que le ha sido bastante adverso en los últimos años

13
Keylor Navas junto a varios de sus compañeros durante los entrenamientos del equipo blanco en Madrid.
Keylor Navas junto a varios de sus compañeros durante los entrenamientos del equipo blanco en Madrid. / EFE
Publicidad

El Real Madrid busca hoy (18.30 horas) el perdón de su afición del Santiago Bernabéu con una victoria en el derbi ante el Rayo Vallecano, equipo que llega necesitado y advertido de las posibles ganas de su rival tras su mala imagen ante el CSKA ruso en el cierre de la liguilla en la Liga de Campeones.

El conjunto madridista, con rotaciones, provocó el enfado de su hinchada el pasado miércoles con una sonora derrota por 0-3 ante el equipo moscovita, de la que se querrá desquitar con un ‘once’ más reconocible y ante un equipo franjirrojo que es penúltimo en el campeonato doméstico.

Además, los de Santiago Solari se despedirán del Bernabéu, que este viernes cumplió 71 años, hasta el 2019; y es que, tras este encuentro ante los de Míchel, pondrán rumbo a Abu Dabi para defender su título en el Mundial de Clubes, torneo que puede ponerle final amable a un año lleno de turbulencias e irregular.

No parece que el campeón de Europa vaya a saltar al campo con la misma predisposición que hace unos días, aunque el partido le fuese “útil” al técnico argentino. Situado a cinco puntos del FC Barcelona, cualquier cosa que no sea ganar le dejaría muy retrasado cuando volviese a la acción liguera el 3 de enero en el Estadio de la Cerámica, por lo que intentará recuperar su mejor versión para batir a un Rayo que será atrevido y que actuará sin complejos pese a sus urgencias.

El Real Madrid modificará bastante su ‘once’ respecto al miércoles, sobre todo porque su enfermería sigue vaciándose y ya sólo quedan Nacho Fernández y Mariano, únicos descartados completamente para un Solari a expensas de un Gareth Bale que quedó ‘tocado’ del tobillo tras el duelo ante el CSKA, y que probablemente no juegue pensando en el Mundial.

El hueco del galés debería ser para un Marco Asensio que no termina de encontrar su mejor nivel y que debería acompañar en ataque a Karim Benzema y Lucas Vázquez. Isco, en el centro de la polémica por su conato de protesta hacia una grada que le replicó con pitos, no se perfila de la partida en un centro del campo que ya tiene listo a Casemiro.

De todos modos, Marcos Llorente tiene más opciones de jugar de inicio junto a Toni Kroos, que volvió el miércoles, y al lado de Luka Modric, pero el brasileño podría tener minutos durante el partido para coger ritmo para Abu Dabi. Atrás, volverán al centro de la defensa Sergio Ramos y Varane junto a Dani Carvajal y Marcelo.

gol a domicilio

Por su parte, el Rayo Vallecano llega al Bernabéu, un estadio que le fue bastante adverso en los últimos años con sonoras goleadas, con la intención de arañar algo que le ayude a salir de abajo y le refuerce en su idea de juego.

El equipo de Míchel afronta su segunda salida consecutiva lejos de Vallecas después de perder ante el Betis (2-0), en una cita donde volvió a mostrar buenas maneras; pero de ahí no sacó premio, con enfado añadido de su técnico por el 2-0 anotado por Sidnei, que apenas encontró oposición para anotar un gran tanto saliendo con el balón desde su campo.

Más sólido a nivel defensivo como visitante, en cambio, al Rayo le está costando hallar el camino hacia el gol a domicilio, algo que debe mejorar para lo que le pueda conceder una irregular zaga rival. Además, en este sentido tendrá la importante baja de su goleador Raúl de Tomás, exmadridista que no puede jugar por la cláusula ‘del miedo’; y Míchel tampoco podrá contar con Óscar Trejo, otra pieza clave.

Aunque el preparador madrileño pidió a los suyos ser fieles a su estilo, podría variar un tanto su esquema habitual por estas bajas; e incluso adelantaría a un lateral, como el peruano Luis Advíncula, al centro del campo y así poner a Tito en la zona defensiva.