El pelotón del Giro se da la última tregua

Chaves recupera la senda de la victoria y los favoritos se reservan para la jornada de hoy, de alta montaña, y la contrarreloj de mañana

11
Esteban Chaves celebra la victoria en solitario en San Martino Di Castrozza. / EFE
Publicidad

Un año después de su triunfo en el Etna, el colombiano Esteban Chaves (Mitchelton Scott) volvió a saborear las mieles del triunfo en el Giro con una victoria en solitario en la decimonovena etapa disputada entre Treviso y San Martino Di Castrozza, con un recorrido de 151 kilómetros, en la que el ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) retuvo la maglia rosa en espera de las jornadas decisivas del fin de semana.

Chaves, de 29 años, se reencontró con la gloria un año después en la carrera que le encumbró en 2016 con el segundo puesto del podio y un triunfo de etapa. En 2018 se impuso en el Etna y desde entonces paso un año complicado que terminó de olvidar levantando los brazos por tercera vez en la carrera rosa en la cima dolomítica.

El corredor de Bogotá entró en meta con tiempo para recrearse, ya que aventajó en 10 segundos al italiano Andrea Vendrame (Androni), el primer rival entre los 12 corredores que firmaron la escapada del día, y que triunfó con permiso del pelotón, que decretó día de tregua ante el explosivo fin de semana que se avecina.

Los favoritos solo se movieron en los últimos kilómetros del ascenso que conducía a meta. Atacó el colombiano ‘Supermán’ López, pero alejado en la general, no puso nervioso a nadie, y lo intentó Roglic, pero Movistar está implacable y tanto el líder Richard Carapaz como Mikel Landa enseguida le bajaron los humos.

Así que todo listo para la batalla final del fin de semana. Carapaz está a dos capítulos de abrazar la gloria rosa. Tiene 1.54 minutos sobre el italiano Vincenzo Nibali y 2.16 respecto a Primoz Roglic, mientras que Landa acecha la tercera plaza del podio a 47 segundos del esloveno. Mucho todavía por decidir.

Una etapa tranquila animada por la fuga de 12 corredores que se formó en el kilómetro 5 con visos de éxito, con un pelotón que levantó el pie enseguida. Al grupo en fuga se apuntaron Serry, Antunes, Bidard, Boaro, Canola, Carboni, Chaves, Le Gac, Marcato, Santaromita, Senni y Vendrame.

Ninguno peligroso para la general, por lo tanto, licencia para rodar. Movistar dio el visto bueno con Carapaz y Landa a buen recaudo y tomó la responsabilidad de marcar el ritmo del grupo de favoritos, todos en modo ahorro energía ante la montaña de hoy y la contrarreloj final de mañana en Verona.

Chaves, ambicioso

Una tregua aprovechada por los anónimos, que fueron acumulando ventaja para jugarse la victoria entre ellos. Pasaron la espectacular zona de las 5 curvas cerradas tuneladas y la Cota de Lamon (4a categoría) en espera de la zona caliente del día, el final en San Martino de Castrozza, un puerto de segunda de 13.6 kilómetros al 5,6% y pendientes del 10% donde se iban a desatar las hostilidades.

Con 9 minutos comenzó a subir la fuga, y enseguida terminó el espíritu de colaboración para que cada uno jugara sus cartas. Las amistades se tornaron peligrosas en pleno ascenso a San Martino Di Castrozza, un puerto tendido con tramos de los que se atragantan al 10% de pendiente.

Chaves fue el más ambicioso entre los elegidos, con varios intentos por irse en solitario y saliendo a los ataques que se iban produciendo. Se despego a 4,5 kilómetros de meta, pero se unieron Bidart y Serry. El latigazo definitivo lo sacudió a 2,5. Ya nadie pido seguir al ‘Chavito’, quien puso fin a una racha de lesiones y enfermedades que lo tuvo una temporada fuera de combate.

Mientras Chaves sonreía en la cima, ‘Supermán’ López recogía algunas migajas merced a un ataque a 3 de meta. El resto hizo lo que dispuso Movistar. Landa y Carapaz no permiten sublevaciones. El ecuatoriano dio otro paso para asegurar la maglia rosa de Verona.

Hoy se disputa la vigésima etapa entre Feltre y Croce d’Aune-Monte Avena, de 194 kilómetros. La traca final en montaña con la Cima Campo (2a 18,5 al 5,7%), el Passo Manghen (1a, 18,9 kilómetros al 7%), el Passo Rolle (2a, 20 kms al 5%) y la subida final al Monte Avena (2ª, 6,9 kms al 7,1%).