El patio de Isco y Asensio

Malagueño y mallorquín se divierten con el Melilla y lideran, con sendos dobletes, el festival goleador (6-1) de un buen Real Madrid clasificado para octavos de final de la Copa

12
Álvaro Odriozola (izq) felicita a Marco Asensio, el jugador más destacado del Real Madrid con dos goles y una asistencia ante el Melilla.
Álvaro Odriozola (izq) felicita a Marco Asensio, el jugador más destacado del Real Madrid con dos goles y una asistencia ante el Melilla. / EFE
Publicidad

El Real Madrid disfrutó de una plácida tarde en el Santiago Bernabéu con una goleada (6-1) ante el Melilla, liderada por Isco y Asensio —con dos goles cada uno— para reivindicar su situación en la ‘Casa Blanca’ y resolver el pase a los octavos de final de la Copa del Rey, el cual ya estaba más que encarrilado tras el 0-4 de la ida.

El partido fue un patio de recreo para Isco y Asensio, los dos grandes protagonistas de la tarde. El malagueño se gustó con dos golazos desde fuera del área y el balear marcó otros dos y regaló el tercero al canterano Javi Sánchez. Todo eran mensajes para un Solari que vio la proclama de dos de sus jugadores con más talento.

Media hora tardó el campeón de Europa en abrir la cuenta y hacer las delicias de los más de 55.000 espectadores que se dieron cita en el Santiago Bernabéu pese al día festivo. La grada gozó con un equipo que, sin grandes estrellas, fue capaz de calentar a los suyos. Primero fue Asensio con un zurdazo al palo largo y después volvió a pedir la vez.

Antes de que se llegase al descanso, el mallorquín aprovechó una gran jugada de Vinicius para fusilar al meta del Melilla. En dos minutos cualquier conato de reacción había quedado suspendido para el cuadro de Luis Miguel Carrión, que pelea por ascender a Segunda División y ya se olvida de caramelos como el que saboreó con esta eliminatoria.

Asensio completó su sobresaliente primera parte con una asistencia muy valiosa a Javi Sánchez, que marcó de vaselina. El 3-0 relajó aún más al Madrid, que saltó a jugar en la segunda parte más tranquilo si cabe. Isco sacó entonces la varita mágica y pidió que le apuntasen los focos. El de Arroyo de la Miel marcó dos goles de bandera.

Entre medias, también fue el turno de Vinicius, que se besó el escudo al meter el quinto en una acción personal con algo de fortuna. El brasileño parece lucir muchos más galones de los que le corresponden por méritos y, sobre todo, por su insultante juventud.

El Melilla, por su parte, no se quiso ir de la capital de España sin hacerle un gol al actual campeón del Viejo Continente. El honor lo tuvo Yacine, excanterano del París Saint-Germain, que fusiló a Keylor desde los 11 metros. El 6-1 certifica el pase de los blancos a octavos, reivindica a Isco y Asensio —si el rival lo permite— y mantiene la buena sintonía que ha conseguido el llamado ‘efecto Solari’.

REAL MADRID 6-1 MELILLA

REAL MADRID: Navas; Odriozola, Javi Sánchez, Vallejo, Carvajal (Francisco García, min.46); Llorente (Ceballos, min.46), Fede Valverde, Isco; Asensio, Vinicius (Álvaro Fidalgo, min.79) y Mariano.

MELILLA: Pedro Luis; Pepe Romero, Mahanan, Richi, Jilmar; Ruano (Brahim Amar, min.56), Ortega, Menudo (Brian Martín, min.60), Óscar García; Mizzian (Otegui, min.46) y Yacine.

GOLES

1-0, min.33, Asensio.
2-0, min.35, Asensio.
3-0, min.39, Javi Sánchez.
4-0, min.48, Isco.
5-0, min.75, Vinicius.
5-1, min.81, Yacine (p).
6-1, min.83, Isco.

ÁRBITRO: Alberola Rojas (Castilla-La Mancha). Sin amonestados.

ESTADIO: Santiago Bernabéu. 55.243 espectadores.