El Madrid gana con lo justo

Los de Solari vencen al Rayo (1-0) con una tibia versión, un solo gol de Benzema y una nueva aparición estelar de Courtois al final • Los blancos siguen con dudas antes del Mundial

16

El Real Madrid venció por 1-0 al Rayo Vallecano, gracias al único gol del francés Karim Benzema, en un partido correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga Santander, alimentando sus dudas tras la derrota en Champions y pidiendo la hora antes de afrontar el Mundial de Clubes en Abu Dabi la próxima semana.

Thibaut Courtois tuvo que sacar dos manos que fueron vitales para el triunfo blanco. Corría el minuto 93 y todo el Bernabéu resoplaba entre la indiferencia y el frío. Mucho dominio, buenas oportunidades, pero ese sufrimiento final dice que el campeón de Europa sigue cojeando. Muchas dudas y el Mundialito está a la vuelta de la esquina.

Pese a las dudas, este triunfo corto sitúa al Madrid provisionalmente en la tercera plaza con 29 puntos. Así, los pupilos de Solari se quedaron a solo dos puntos del coliderato que tiene el Atlético de Madrid junto al FC Barcelona, aunque los culés con su duelo frente al Levante aún pendiente para la sesión dominical.

En una primera parte con destellos en ambos conjuntos, destacó el poderío local sobre todo por el costado derecho de su ataque. Habiendo avisado primero Carvajal, fue Lucas Vázquez quien encontró el hueco oportuno por ese lado a punto de cumplirse el primer cuarto de hora. Tras recortarle a un defensa con una maniobra hacia dentro, el mediapunta gallego filtró una asistencia al área para que Benzema aprovechase su desmarque y batiese por abajo al guardameta rival.

Poco pudo hacer Stole Dimitrievski para detener el tiro del delantero francés, muy liberado arriba por las ausencias del lesionado Gareth Bale y el criticado Isco Alarcón, suplente de nuevo en el banquillo de un Bernabéu aparentemente sin rencores. El Rayo estuvo muy cerca del empate en la jugada siguiente, con un remate de cabeza efectuado por el uruguayo Emiliano Velázquez a la salida de un córner; ese testarazo se marchó rozando la portería de un Courtois sin más trabajo en los primeros 45 minutos.

Quien sí tuvo faena antes del descanso fue Dimitrievski, rechazándole un disparo a Marco Asensio después de que éste se hubiera marchado en velocidad a la espalda de los centrales. Y con la paciencia como arma, de nuevo los blancos a punto estuvieron del segundo tanto, merced a un zurdazo del alemán Toni Kroos desde la frontal del área y que se estrelló a media altura en el poste derecho del arco visitante.

Asensio persistió en su búsqueda del gol al inicio de la segunda mitad, pero otra vez Dimitrievski repelió su lanzamiento a bocajarro tras un detalle de calidad de Luka Modric en la esquina del área. El jugador croata, que minutos antes del partido había ofrecido su flamante Balón de Oro al graderío, hizo un autopase de tacón para ceder la pelota hacia atrás; sin embargo, el ‘20’ madridista se topó con la salida casi a tumba abierta del portero rayista.

Bebé, que había entrado de refresco en esa segunda parte, puso algo de peligro sobre la portería local con un disparo a los 59 minutos; pero el balón se marchó por encima del travesaño, como metáfora de la escasa puntería de su equipo. Mucho trabajo y brega de los pupilos de Míchel, pero sin mordiente con el que replicar a un Real Madrid que seguía sobando la pelota. Asensio lo disfrutaba con un par de galopadas.

Gol anulado y susto final

De una de esas arrancadas surgió un ataque por el bando derecho que terminó en falta del hiperactivo Bebé. Y dicha falta, botada por Kroos, acabó en un remate a las mallas de Ramos; no obstante, el capitán blanco se encontraba en fuera de juego a la hora de ejecutar el cabezazo y el VAR corroboró la ilegalidad. El propio Bebé, para redimirse, hizo a continuación un fuerte tiro lejano y que Courtois despejó con tino hacia un lateral.

En los compases finales, con oportunidad sobre el césped para Vinicius, el cuadro local durmió la pelota y se preocupó más por evitar lesiones que por sentenciar el resultado. Con Benzema saliendo renqueante del campo y con Lucas Vázquez doliéndose en un par de lances, los planes de Solari para los suyos pasaban por dosificar esfuerzos y esquivar sustos inoportunos.

Consiguió el triunfo, pero no su última parte del plan. Courtois tuvo que meter dos manoplas casi milagrosas para impedir el gol de Imbula y Ba ya con el tiempo cumplido. El Bernabéu frunció el ceño, consciente de que las cosas no marchan con le gustaría. El ‘Mundialito’ de la FIFA es inminente y el Real Madrid defenderá título por cuarto año seguido con más dudas que certezas.

REAL MADRID 1-0 RAYO VALLECANO

REAL MADRID: Courtois; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Modric (Valverde, min.92), Llorente, Kroos; Lucas Vázquez, Asensio (Ceballos, min.70) y Benzema (Vinicius, min.78).

RAYO VALLECANO: Dimitrievski; Tito, Gálvez (Ba, min.54), Velázquez, A. Moreno; Advíncula, Embarba (Alegría, min.72), Imbula, Comesaña, Medrán (Bebé, min.54); y Álvaro García.

GOL

1-0, min.12, Benzema.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoetxea (C.Vasco). Amonestó con tarjeta amarilla a Gálvez (min.38), Bebé (min.64) e Imbula (min.83) en el Rayo Vallecano.

ESTADIO: Santiago Bernabéu, 55.229 espectadores.