El jugador del Herbalife Gran Canaria Marcus Eriksson quiere ser una pieza clave.
El jugador del Herbalife Gran Canaria Marcus Eriksson quiere ser una pieza clave. / Europa press
Publicidad

El Herbalife Gran Canaria clausurará hoy en el Audi Dome de Múnich (20.00 horas/Movistar Deportes 2) una Euroliga de aprendizaje en la que ha tenido la oportunidad de medirse con los mejores clubes del continente y, tras este duelo contra un Bayern que tampoco se juega nada, podrá centrarse plenamente en la Liga Endesa.

“Es un orgullo para el club haber jugado la Euroliga. Jugar con los mejores te ayuda a crecer y a dar el máximo. Estoy seguro de que la próxima vez el Gran Canaria estará mejor preparado”, destacó Pedro Martínez antes de viajar a Alemania, punto y final a 30 jornadas extenuantes que se han cobrado factura en la ACB y que han provocado dos cambios de entrenador a lo largo de la temporada.

La permanencia en la competición nacional, donde el ‘Granca’ está una victoria por encima del descenso a falta de nueve jornadas, será lo único que consumirá energías del club amarillo tras el duelo de este viernes, que se perderán los lesionados Eulis Báez y Anzejs Pasecniks, mientras que Xavi Rabaseda es duda.

Por su parte, el Bayern estuvo metido en la pelea por el play off hasta la semana pasada, cuando se quedó fuera tras sufrir una inesperada derrota en cancha del colista Darussafaka, y este partido también supondrá su despedida de la competición continental.