El fútbol aporta cerca de 1.100 millones a las arcas del Estado

La deuda de los clubes profesionales con Hacienda disminuyó de 581,2 a 129,1 millones en siete años, pero se incrementó en 35 millones en los equipos de Segunda B y Tercera

51
Lenglet intenta frenar el avance de Benzema en el último FC Barcelona - Real Madrid.
Lenglet intenta frenar el avance de Benzema en el último FC Barcelona - Real Madrid. / EFE
Publicidad

Los clubes de fútbol, profesionales y aficionados, aportaron en 2017 cerca de 1.100 millones (1.084) a las arcas del Estado, y la deuda de los equipos de la Liga Santander, la Liga 1|2|3, Segunda B y Tercera División descendió desde los 634,7 millones a casi 218 (217,7), un 66 por ciento menos, entre 2010 y 2017, según un informe del Tribunal de Cuentas.

Éstas son algunas de las conclusiones que se extraen del ‘Informe de fiscalización sobre el cumplimiento de la legalidad en las actuaciones realizadas por la Agencia Tributaria (AEAT) y la SS’ del Tribunal de Cuentas, que indica que la aportación de los clubes de fútbol al Estado ascendió de 306,3 millones hasta los 1.084 en esos ocho años.

En este período, la deuda de los clubes de Primera con Hacienda disminuyó de 417,4 a 55,3, y lo mismo ocurrió con Segunda, que se vio rebajada desde los 163,8 hasta los 73,8 millones, aunque en el fútbol modesto se experimentó una subida desde los 50,8 de Segunda B y los 2,6 del resto de categorías a los 64,1 y 24,3, respectivamente.

La distribución de la deuda por categorías refleja que la de los grandes clubes fue la que experimentó una mayor disminución, ya que en 2010 el 92% del importe del dinero que el fútbol debía a Hacienda se concentraba en los clubes de Primera y Segunda, mientras que en 2017 la de los de Primera era ya inferior a la de los de Segunda B.

En los últimos años analizados la deuda tributaria se puede considerar, “más que un problema del sector, una insuficiencia financiera de determinadas entidades concretas”, refleja el informe. En 2017, trece clubes concentraban más del 85% de la deuda tributaria de los 227 clubes analizados.

Por otra parte, durante el periodo fiscalizado se canceló deuda por un importe de 1.927 millones de euros, de los que 1.638 millones (el 85%) fue a través de su ingreso en la Hacienda Pública. Los restantes 289 millones fueron cancelados por la anulación de liquidaciones, quitas en procedimientos concursales y declaración de créditos como incobrables.

Control económico

Esta reducción de la deuda de los clubes de fútbol se debe, en gran parte, al protocolo de medidas de control económico, similares al ‘fair play’ financiero de la UEFA, que firmaron el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Consejo Superior de Deportes (CSD) y LaLiga a finales de abril de 2012.

A finales de 2010, once clubes de la Liga Santander concentraban el 95 por ciento de la deuda en la máxima categoría del fútbol nacional, y el 62 del total de la misma; y a finales de 2017, dos clubes de Primera acumulaban el 74 por ciento de Primera y casi una quinta parte del global del dinero que debían al ‘fisco’.

Según dicho informe, la mayor parte de esta deuda se ha derivado del pago de las retribuciones de los jugadores y algunos de ellos dejaron de ingresar el IVA correspondiente por la realización de actividades comerciales. Además, en esos ocho años objeto del informe se abrieron 51 expedientes, se levantaron 198 actas correspondientes a 36 clubes, por un importe de 56,5 millones, y la Agencia Tributaria emitió más de 3.000 diligencias de embargo.

Respecto a los convenios generales de acreedores con los clubes en situación concursal, las quitas aprobadas por decisión judicial oscilaron entre el 0% y el 90%, si bien la más común de ellas fue del 50% de la deuda, ascendiendo el importe cancelado, por esta causa, a 57 millones de euros.

En cambio, el endeudamiento de los clubes de Primera con la Seguridad Social era ‘casi cero’ a finales de la temporada 2017-18, sólo 1,4 millones del total de 31 millones que el fútbol profesional y aficionado debe aportar aún a la caja del Estado, correspondiendo el saldo principal del mismo a los clubes de Segunda B.

El resto del ‘déficit’ con la Seguridad Social se reparte de la siguiente forma: 7,9 millones, Segunda División; 10,3, Segunda B y 11,2, el resto de categorías no profesionales, lastradas por su menor capacidad de generar ingresos, tal y como recoge el informe del Tribunal de Cuentas.

El descenso es notorio desde el curso 2010-11, con una deuda de 30,4 millones que acumulaban en Primera División (5 millones); Segunda (8,7); Segunda B (11,5); y el resto (5). A ello hay que añadir la deuda pendiente que se encuentra en situación de aplazamiento (3,8 millones), así como por los intereses de demora al cierre del ejercicio 2017 (3 millones), y la de aquellos deudores cuyos créditos han sido calificados como incobrables (6 millones).

En consecuencia, la deuda pendiente con la Seguridad Social de los clubes se elevaba a un importe total de 43,9 millones de euros, encontrándose en fase de recaudación en vía ejecutiva el 80% de la deuda contabilizada, y dentro del procedimiento de recaudación en periodo voluntario el importe restante.

Recomendaciones

El informe incluye también recomendaciones dirigidas a la AEAT y a la Seguridad Social, caso de continuar con el desarrollo de sus aplicaciones informáticas de apoyo a la gestión recaudatoria, la primera; y de incrementar las exigencias en la constitución de garantías por los responsables del pago de la deuda y analizar, de forma restrictiva, la concesión de aplazamientos.

Por último, se recomienda que tanto Hacienda como la Seguridad Social insten al Consejo Superior de Deportes a constituir la Comisión de Seguimiento, que vela por el cumplimiento de la obligación de atender al pago preferente de las deudas con ambos organismos.