El City aviva la Premier

Los goles de Agüero y Sané endosan la primera derrota de la temporada al Liverpool (2-1) • Los de Guardiola enmiendan sus últimos tropiezos y se colocan a cuatro puntos del liderato

40
Sergio Agüero celebra el primer gol del Manchester City en la victoria ante el Liverpool.
Sergio Agüero celebra el primer gol del Manchester City en la victoria ante el Liverpool. / EFE
Publicidad

El Manchester City se impuso al Liverpool por 2-1, con goles de Agüero y de Sané, en un partido decisivo por el título de la Premier League, cuya 21ª jornada echó el cierre con este gran resultado para el conjunto ‘citizen’ en su reto de aguantar el ritmo a los ‘reds’ en la cabeza de la clasificación.

El Etihad Stadium vivió un duelo intenso, casi una ‘final’ para los locales a tenor de sus 47 puntos antes del pitido inicial, y que se convirtieron en 50 tras un sufrido desempeño. Por su parte, el Liverpool tenía 54 y sacar tajada de esta visita serviría para mantener a raya al gran rival por salir campeón, con permiso de un Tottenham Hotspur que sigue al acecho (48).

Los pupilos de Pep Guardiola salieron con ímpetu y dominaron en la primera mitad, si bien faltaba concretar las ocasiones de peligro y cerca estuvieron de pagarlo caro en una jugada rocambolesca al cuarto de hora. Tras una pared al borde del área, Mo Salah filtró un pase raso al desmarque de su compañero Sadio Mané, quien a la espalda de los centrales y a la carrera se sacó un disparo cruzado.

Superó al guardameta local, Ederson, pero se estrelló en la cepa del poste; el defensa John Stones despejó con tan mala fortuna que la pelota rebotó en su arquero y se encaminó hacia la portería, pero el propio Stones reaccionó a tiempo para revolverse y desviar el balón sobre la misma línea por debajo de las piernas de Salah.

La tecnología de línea de gol (GLT) corroboró que se había evitado el 0-1 por apenas 1,13 centímetros. Y eso envalentonó al City, que abrió el marcador al borde del descanso. Sergio Agüero, dentro del área, ‘cazó’ una asistencia de Bernardo Silva desde el lado izquierdo; el Kun se adelantó en el escorzo al defensa Dejan Lovren y enganchó un zurdazo que batió a Alisson por alto y a bocajarro.

Jürgen Klopp movió ficha en la segunda parte, metiendo en el campo a Fabinho y a Xherdan Shaqiri, lo que regeneró a su equipo. Así, Roberto Firmino empató para el Liverpool en el 64′, de cabeza en el área pequeña, tras un pase de Andrew Robertson también con la cabeza. Todo había nacido de un pase largo de Trent Alexander-Arnold desde el otro lateral, con fallo incluido de Danilo en el marcaje y de Stones en la cobertura.

Sané devuelve la renta

Cuando peor lo estaban pasando los ‘citizens’, Raheem Sterling subió el balón en un contraataque y vio desmarcarse al alemán Leroy Sané por el costado zurdo. El germano, raudo, disparó raso y cruzado con la pierna izquierda; la pelota rebotó en el poste contrario pero acabó en el fondo de las mallas, para desgracia de Alisson.

Ese 2-1 (72’) invitó al Liverpool a desmelenarse, e incluso Salah tuvo una buena ocasión de empatar con un zurdazo que despejó Ederson a córner. Enfrente, Sterling contó con una doble oportunidad para sentenciar, desbaratadas ambas por un Alisson que instigó a sus compañeros a irse hacia arriba. Pero los visitantes no hallaron premio y cayeron derrotados, algo que no sucedía en la Premier desde el 6 de mayo de 2018.