El Barça, sin plan B

El líder, lleno de suplentes y canteranos, sin tensión y centrado en la vuelta de cuartos de la Champions, se queda sin pólvora (0-0) ante el colista Huesca, que suma un punto insuficiente

26
Arturo Vidal choca con el ‘Chimy’ Ávila en una acción del partido entre el Huesca y el FC Barcelona en El Alcoraz.
Arturo Vidal choca con el ‘Chimy’ Ávila en una acción del partido entre el Huesca y el FC Barcelona en El Alcoraz. / EFE
Publicidad

El Huesca arrancó un empate al líder y casi seguro campeón de Liga, el Barcelona, un punto que tiene más valor moral que real debido a la situación del equipo aragonés en el fondo de la clasificación de la Liga Santander.

Con un conjunto barcelonés pensando más en el partido de vuelta de cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Manchester United, a pesar de que Ernesto Valverde reservó a todo su equipo de gala, el Huesca fue capaz de hacerse con un punto que en otras circunstancias hubiera sido de oro, pero que en las actuales sirve de poco porque el conjunto altoaragonés necesita más los puntos que las victorias morales.

El Huesca necesitaba ganar para huir del fondo de la clasificación pero con tres puntos sumados en los tres últimos encuentros, producto de otros tantos empates, el objetivo cada vez se ve más lejos y de forma más difuminada porque además cada vez restan menos jornadas y el margen de error está llegando a su mínima expresión.

El conjunto catalán, con sólo Ter Stegen de los habituales, careció de intensidad y ganas, además de puntería en las ocasiones que tuvo, y eso le impidió llevarse el partido ante un rival al que le sobró respeto y miedo.

El Barça se hizo dueño y señor del esférico desde el saque inicial y, con su habitual estilo de toque, buscó mover al sistema de contención local para buscar huecos a la vez que para desgastarlo de cara a la segunda mitad.

Ante la imposibilidad de hacerse con el balón, el Huesca, que respetaba demasiado a su oponente, incluso con la alineación B, reculó y buscó robar y salir a la contra con velocidad pero se atropelló una y otra vez porque jugó demasiado precipitado y echó a perder todas las oportunidades de contragolpe que se le presentaron.

El Barcelona amasó el balón hasta la saciedad en busca de grietas en la defensa altoaragonesa pero esta se mostró sólida por lo que tampoco el conjunto de Ernesto Valverde creó excesivo peligro.

Aún así, la calidad foránea apareció en el minuto 16 en un gran pase de Riqui Puig en las inmediaciones del área a Ousmane Dembélé cuyo toque sutil fue desviado milagrosamente por un felino Roberto Santamaría que evitó el tanto.

A la salida del córner cedido por el meta local el equipo barcelonés volvió a tener otra opción de marcar pero el cabezazo de Jeison Murillo, fuerte pero centrado, lo volvió a enviar a saque de esquina Santamaría.

Con su ritmo constante, pero a la vez demasiado lento, el Barça permitía recolocarse al equipo de Francisco que no sufría pero tampoco inquietaba la meta rival porque era incapaz de dar tres pases seguidos.

Ya cerca del final de los primeros 45 minutos el equipo de la Ciudad Condal volvió a tener otra opción de marcar pero al centro raso de Wagué al corazón del área no llegó Boateng.

El palo frena a Malcom

El tiempo de refresco trajo renovados ánimos para el conjunto foráneo que en los primeros minutos volvió tener opciones de adelantarse en sendas ocasiones consecutivas de Dembélé y Malcom, especialmente la del brasileño que estrelló el balón en la madera.

El resto del partido fue un despropósito porque los visitantes parecían no querer ganar el partido y parecían que estaban en un entrenamiento con público mientras los locales daban por bueno un empate que no era tal porque sumando de uno en uno es imposible salir del pozo.

HUESCA 0-0 FC BARCELONA

SD HUESCA: Santamaría; Javi Galán, Etxeita, Pulido, Miramón; Rivera, Juanpi (Melero, min. 59), Moi Gómez; Enric Gallego, Ferreiro (Cucho Hernández, min. 71) y Ávila (Álex Gallar, min. 87).

FC BARCELONA: Ter Stegen; Wagué, Murillo, Umtiti, Todibo; Riqui Puig (Jordi Alba, min. 67), Aleñá (Arthur, min. 80), Arturo Vidal; Malcom, Boateng y Dembélé (Coutinho, min. 67).

ÁRBITRO: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó con tarjeta amarilla a Pulido (min. 90+1) por parte de la SD Huesca, y a Todibo (min. 42) y Wagué (min. 90) en el FC Barcelona.

ESTADIO: El Alcoraz, 7.332 espectadores.